La víctima de 21 años fue asesinada de una puñalada, luego de una pelea con un automovilista en Quilmes.

El hecho ocurrió el domingo por la mañana, alrededor de las 6, en el cruce de Lavalle y Garibaldi, en pleno centro de esa ciudad del sur del Gran Buenos Aires.

La víctima, identificada como Carlos Ferreyra (21), había concurrido a un bar de la zona llamado «Mal de Amores» junto a un grupo de amigos.

A la salida del local nocturno, los jóvenes iban caminando por la calle y mantuvieron una discusión con el conductor de un auto y, según las fuentes, el muchacho increpó al automovilista y recibió una puñalada a la altura del pecho que le causó graves heridas.

Efectivos de la Jefatura Distrital Quilmes que estaban patrullando la zona trasladaron a Ferreyra al hospital zonal, donde murió como consecuencia de las lesiones sufridas.

Hipótesis. Los investigadores creen que la pelea se originó a raíz de una discusión de tránsito debido a que, posiblemente, el vehículo haya «tocado» a unos de los jóvenes.

En ese sentido, los pesquisas analizaban las cámaras de seguridad situadas en la cuadra para determinar las causas de la agresión y las características del rodado involucrado.

Es que hasta esta tarde el homicida no había sido detenido por el personal policial, que se entrevistó con los amigos de la víctima para identificarlo, dijeron las fuentes.

La investigación. El hecho es seguido por la fiscal Bárbara Velasco, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 del Departamento Judicial Quilmes.