El senador provincial Sebastián Galmarini visitó la sede de la  Asociación de Ex Combatientes de Malvinas de Boulogne. Recibieron al legislador del Frente Renovador el presidente de la institución, José Cocchiarale y 9 veteranos de guerra en una amena reunión que se extendió por más de dos horas.

El eje del encuentro fue la situación de los ex combatientes a casi 33 años de terminada la Guerra de Malvinas.  «Acá siempre se vincula a Malvinas únicamente con Galtieri, Anaya y Lami Dozo; poco se habla de lo que pasó luego del 14 de junio del 82 con los que volvimos de las islas.  Volvimos siendo los pibes locos de la guerra. No nos daban trabajo, te preguntaban ¿de qué promoción sos? y no te volvían a llamar», contó Cocchiarale.

Galmarini afirmó que «33 años después y fuera de contexto, el debate sobre la guerra muchas veces  se reduce a tres o cuatro cuestiones. Eso opaca la memoria y la transforma en un relato público superficial y estereotipado».

Los ex combatientes le expresaron al legislador su búsqueda de reconocimiento por parte de la sociedad y el Estado. «Por ejemplo, en San Isidro no hay ni un monumento a los que luchamos en Malvinas. Nos dedicaron un paredón mal pintado en el que, si te descuidás, ni siquiera se ven las islas», afirmó Cocchiarale.

«Hay un proceso de desmalvinización, apenas se recuerda el 2 de abril y del 14 de junio no se hace cargo nadie, ni siquiera se conmemora.  Hay que reivindicar a quienes fueron a luchar a las Malvinas y recordar en qué condiciones tuvieron que combatir», dijo el senador.

Cada mes de abril, en el marco de los recordatorios por la Guerra de Malvinas los ex combatientes van a dar charlas a escuelas y otras instituciones. «Una de las preguntas que nos hacen cuando damos charlas en las escuelas es si volveríamos a ir. Sí, más vale, pero nos gustaría poder entrar con el DNI y la bandera argentina», resaltaron los veteranos.