Un suboficial de Policía Federal mató a dos ladrones y fue gravemente herido cuando se defendió de un intento de asalto en su casa de la localidad bonaerense de Ciudadela, partido de Tres de Febrero.

Gladys, la esposa del cabo Rubén Acosta, el protagonista de la noticia, habló con los medios y dio detalles del episodio. «Esto pasó en la puerta de mi casa, es su trabajo, es lo que él eligió, pero nunca pensé que íbamos a vivir esto. Fue un momento muy feo», admitió la mujer.

«En 12 años de servicio es la primera vez que le pasa algo así», contó Gladys, que además diojo que en total fueron cinco los delincuentes a los que se enfrentó Acosta. «Siempre dijo que si atentaban contra su familia los mataba», compartió.

«Pensé que se moría mi marido ayer, se salvó de milagro», manifestó todavía conmocionada por lo ocurrido la mujer, antes de agregar que sus dos hijas todavía están «en shock» porque «pensaron que no iban a ver a su papá nunca más».

El hecho se produjo anoche, alrededor de las 22.30, cuando los delincuentes quisieron entrar a la casa de Acosta, ubicada en la calle Cuevas al 3600, zona sur de Ciudadela, en el oeste del Conurbano.

Acosta estaba franco de servicio y vestido de civil, y al advertir que querían robar en su casa los enfrentó y se originó el tiroteo. El oficial mató a dos de los cinco delincuentes que participaron del hecho, pero recibió tres balazos por los que debió ser trasladado en helicóptero al Hospital Churruca, donde su mujer informó que se recupera favorablemente.