El Municipio de San Miguel, a través de la secretaría de Seguridad, a cargo de Alfredo Ochoa, relanzó el programa «corredor escolar» junto al inicio del ciclo lectivo, cuyo objetivo es custodiar con la presencia de móviles municipales la entrada y salida de los alumnos a las escuelas del distrito.

Con una recorrida por las distintas escuelas, comenzó el programa de prevención del delito enfocado en los corredores escolares, que día a día utilizan miles de estudiantes, padres, docentes y toda la comunidad educativa.

En ese marco, el jefe comunal destacó que «este es un programa que iniciamos en el 2008 y que ha contribuido con la protección de más de 10.000 estudiantes, padres y docentes que concurren todos los días a las escuelas que hay en el distrito».

Así mismo, Alfredo Ochoa resaltó que «el sistema de seguridad municipal se basa en las tareas de prevención, por eso seguimos adelante con esta iniciativa».

El programa cubre 94 establecimientos educativos de todos los niveles, e incluye el patrullaje preventivo, garitas de seguridad con personal de puesto fijo, monitoreo a través de las cámaras de seguridad y personal de tránsito.

La iniciativa se complementa con el mantenimiento permanente de los canales de comunicación con los directivos, docentes y alumnos de las instituciones, permitiendo responder efectivamente frente a cualquier situación que ponga en riesgo la integridad física o el patrimonio de los miembros de la comunidad educativa.

Así es como el Municipio instaló y mantiene el servicio de alarmas y botones de pánico para atender emergencias de 124 colegios públicos ubicados en 84 establecimientos, permitiendo responder adecuadamente no sólo durante los momentos en que las escuelas se encuentran abiertas y funcionando, sino también asegurar los bienes educativos en los momentos en que los institutos públicos se encuentran cerrados, permitiendo recibir alertas tempranas ante intrusiones no deseadas que disparan las respuestas móviles necesarias.