El presidente visitó, junto a la gobernadora bonaerense, la planta industrial en Esteban Echeverría, que reactivó su producción y reincorporó a más de 1.000 trabajadores.

«Que Cresta Roja esté funcionando tiene que ver con esta nueva etapa de la Argentina. Hoy más de 1.000 personas han vuelto a trabajar en esta planta y van a ir multiplicándose de a cientos en los próximos meses», afirmó el presidente Mauricio Macri tras recorrer esta mañana, junto a la gobernadora María Eugenia Vidal, la planta industrial ubicada en el municipio bonaerense de Esteban Echeverría, que reabrió sus puertas tras un largo conflicto.

El presidente sostuvo que la prioridad del gobierno «es generar trabajo, porque ese es el camino para salir de la pobreza». Y afirmó que la reapertura de esta fábrica «tiene que ver con mejorar la capacidad de los trabajadores, de progresar y de aprender, y eso es lo que todos queremos en esta nueva etapa que comenzó en la Argentina».

Por su parte, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, consideró que Cresta Roja «es un símbolo de que sí se puede», y reivindicó el trabajo conjunto entre las carteras laborales de la Nación y la Provincia, así como también la tarea que cumplió la comisión interna de los trabajadores.

Macri y Vidal estuvieron acompañados por autoridades de la empresa y los ministros de Trabajo, Jorge Triaca; y de Producción, Francisco Cabrera; el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis; y el intendente de Esteban Echeverría, Fernando Grey.

«Entiendo la preocupación y es mi angustia la angustia de cada argentino. Estoy cuidando a los trabajadores, a todos, pero no por la vía de la arbitrariedad, de la imposición o de leyes que nos alejen de ese futuro que todos queremos. No hagamos cosas que no sirven, trabajemos juntos en lo que suma”, sostuvo el presidente.