En respuesta a una solicitud del bloque kirchnerista, que contó con el apoyo de los ediles del Frente Renovador, se realizó una sesión extraordinaria con las presencias del secretario de Gobierno, Carlos Rebagliati; y del subsecretario de Legal y Técnica, Cristian Herrera, quienes asistieron al Concejo Deliberante y proporcionaron información sobre los despidos acaecidos en el Municipio.

“Venimos a presentar la información porque las acciones de gobierno deben ser publicas y transparentes, comenzó señalando Rebagliati. «Nuestra responsabilidad es tratar de lograr que los requerimientos de los vecinos se cumplan en tiempo y forma y, para lograr que esto ocurra, tuvimos que empezar a evaluar las condiciones que tenemos dentro del Municipio», expuso.

«En función de la evaluación realizada por cada área de gobierno, se dispuso no renovar los contratos de trabajo temporario de un conjunto de trabajadores que, conforme a la evaluación ante descripta, no se encontraban a nuestro juicio en condiciones de brindar servicios en la Municipalidad «, agregó, al tiempo que aclaró «se debe preservar la privacidad y el respeto por cada una de las personas en particular, y se deben debatir políticas generales de Departamento Ejecutivo y no situaciones específicas y puntuales».

Luego, Herrera indicó que desde el 10 de diciembre, 5 trabajadores de planta permanente fueron desafectadas de su puesto por haber incurrido en reiteradas inasistencias y no reincorporarse a sus tareas. Además, explicó que desde enero hasta abril, se han rescindido 176 contratos temporarios, precarios y de renovación mensual.

«Nuestra administración ha decidido en etapas sucesivas en los meses de enero, febrero y marzo, no renovar los contratos mensuales temporarios de 176 trabajadores.  Debo destacar además, que estas medidas han sido adoptadas 50 días después de haber asumido el gobierno, y de ninguna manera se trata de persecución  ideológica o política», amplió.

Tras la introducción, Hernán Sabbatella, del Frente para la Victoria, consideró que los funcionarios “no explicaron los motivos de los despidos masivos que hubieron”, y habló de la recisión del contrato de 280 trabajadores por “cuestiones políticas o ideológicas”. Asimismo, dejó entrever que se echó gente para que puedan ingresar personas “a las que tenían que pagarles favores políticos”.

“Hoy hay más personal que cuando asumieron en diciembre”, denunció, y aseguró que desde ese mes a la fecha se incorporaron 452 empleados.

“No incorporamos a nadie a planta permanente, si a la planta transitoria”, respondió el subsecretario de Legal y Técnica. En ese sentido, reveló que al 30 de noviembre del año pasado había 1648 empleados contratados sobre un total de 4668 trabajadores municipales; y que al 31 de marzo hay  1682 mensualizados sobre un total de 4678 empleados.

“Los motivos que nos llevaron a no renovar los contratos de los trabajadores de la planta temporaria fueron las evaluaciones de desempeño, que demostraron que no estaban en condiciones de prestar servicios en la Municipalidad”, retomó y reconoció que ese criterio puede ser discutible, “pero a nuestro juicio no estaban capacitados”. “No se dieron por cuestiones políticas o ideológicas, siempre fueron por cuestiones de desempeño”, sentenció.

Por otra parte, la presidente del bloque oficialista, Analía Zapulla, relató lo sucedido en la Dirección de Niñez y Juventud. Mencionó que allí trabajan 18 personas y ninguna se presentó cuando ocurrió un femicidio en Castelar a dar asistencia los hijos de la víctima. “se debió contratar personal externo”, aseveró. “A esas personas no se les renovó el contrato”, afirmó, y sugirió “revisar su calidad profesional”.

“Si hay una cuestión política, y es que esta gestión quiere que las políticas públicas se lleven a cabo”, manifestó. En esa línea planteó que en esa dirección “hoy hay 15 personas trabajando, 9 de los cuales son profesionales”. “Hoy la Dirección de Niñez y Juventud no está vaciada, está trabajando más que antes”, completó.

Al respecto, el ex jefe comunal, hoy concejal, Lucas Ghi, entendió que “el que tenía que estar junto a la familia es el intendente, quien en su figura simboliza la presencia del Estado”. Además, pidió rever los despidos de esos trabajadores, que recordó “hace tres meses no cobraban sus sueldos”. “Sabemos de su compromiso y su desempeño laboral”, dijo.

Los funcionarios confirmaron lo ocurrido en esa área, y dejaron entrever la posibilidad de rever algunos despidos. Sin embargo, volvieron a solicitar evitar enfocarse en “situaciones específicas y puntuales”. A su vez, se comprometieron a enviar al Concejo Deliberante un listado en el que se detallarán los nombres de los empleados desvinculados y las áreas a las que pertenecen.

Desde Nuevo Encuentro consideraron que los funcionarios no pudieron dar definiciones certeras para justificar los despidos, y calificaron a la sesión como “una puesta en escena”. “No tenemos datos sobre las evaluaciones realizadas. Creemos que falta información y seriedad en la exposición”, mencionaron.

«Este gobierno no va a perder ni un minuto más en responder falsas acusaciones por parte de la oposición que encabezan un ex candidato y un ex intendente del Frente para la Victoria, responsables de haber entregado el Municipio en estado calamitoso y que, desde el inicio de la actual gestión, poco han colaborado para dar respuestas a demandas históricas  de los vecinos, como la seguridad, la salud, las obras para terminar con las inundaciones y las calles de tierra, entre otras cosas», concluyó Cristian Herrera.