La Justicia ordenó esta mañana el operativo por parte de la policía. Desde el gobierno de Walter Festa aseguraron que el acampe tiene motivos políticos.

El acampe de más de 500 familias en varios terrenos de Moreno, al oeste del conurbano, fue desalojado esta mañana por efectivos policiales.

En el operativo sobre el campo de 230 hectáreas situado en el kilómetro 7,5 de la ruta 25 participaban unos 450 policías de distintas divisiones, según consignó la agencia Télam.

Fuentes cercanas al intendente Walter Festa, del Frente para la Victoria, aseguraron a La Nación que el desalojo fue pacífico. «Hicimos un censo para tener algún control», comentaron.

Las familias, algunas provenientes de localidades cercanas y otras de países limítrofes como Paraguay, comenzaron a establecerse en el predio desde principios de la semana debido a que, en su mayoría, afirman que se quedaron sin trabajo o no les alcanza para pagar un alquiler.

Ayer ese diario publicó que la ocupación tomó por sorpresa al intendente, quien vinculó las usurpaciones a una movida política del ex jefe comunal, de su mismo color político,Mariano West.

Durante estos días, los ocupantes fueron parcelando el territorio y armando viviendas precarias con palos para sostener los plásticos y lonas que funcionan de techo, mientras que algunas pocas construyeron casillas de material.

Incluso se diagramaron las calles que se deberían abrir, una plaza y hasta una iglesia para rezarle a la Virgen de Caacupé.

La intendencia denunció la ocupación en la Justicia y la causa está en manos del Juzgado de Garantías Nº1, a cargo de Adriana Julián, y de la UFI 5 de Moreno, del fiscal Emiliano Buscaglia.