En horas de la madrugada, un hombre intentó doblar la puerta de un Volkswagen Gol estacionado en la calle, con fines de robo. Pero las cámaras de seguridad monitoreadas desde el Centro de Operaciones municipal siguieron sus movimientos. En pocos minutos, un móvil de Protección Ciudadana de San Fernando y otro policial lo interceptaron en la vía pública, siendo aprehendido y quedando detenido en la comisaría 1ª.

El hecho ocurrió durante la madrugada, en Sarmiento entre Presidente Perón y Libertador. Las Cámaras de Seguridad del Municipio de San Fernando captaron a un hombre que caminaba por la calle. De pronto, se detuvo y comenzó a observar un auto estacionado, para luego doblar el marco de la puerta del acompañante, destrabarla desde adentro introduciendo su brazo y entrar en el auto.

Pero el hecho no pasó desapercibido para el Centro de Operaciones de San Fernando, desde donde se monitorean las 500 cámaras de seguridad instaladas por el Municipio en la vía pública. Al ver los movimientos sospechosos del malhechor, se envió un alerta inmediata para el móvil de Protección Ciudadana más cercano al sitio.

El hombre salió del auto, cerró la puerta y se alejó caminando. Pero a los pocos metros, fue  interceptado por un móvil de Protección Ciudadana y un móvil policial que acudió al llamado. Se le dio la voz de alto y le realizaron un cacheo sobre la pared. Luego, fue esposado y llevado detenido a la comisaría 1ª.

Posteriormente, el delincuente fue identificado como mayor de edad, vecino de Tigre, dándose intervención al doctor Núñez Barreto, fiscal de turno de la UFI local, quien dispuso su detención por ‘Robo en flagrancia’. Además, se estableció que el sujeto tenía antecedentes penales por delitos de igual modalidad.

Cabe destacar que el sistema integral de protección ciudadana del Municipio de San Fernando incluye más de 50 móviles municipales, 500 cámaras de seguridad instaladas en la vía pública monitoreadas las 24 horas, la instalación de botones de pánico, 8 postas policiales en lugares estratégicos, y la iluminación potenciada de calles y veredas, en un entorno de trabajo articulado con la Policía y las fuerzas de seguridad, para que los sanfernandinos se sientan cada día un poco más seguros.