Un joven de 26 años se encuentra internado en terapia intensiva, y sus familiares y amigos denuncian que fue golpeado por un grupo de rugbiers a la salida de un boliche. El hombre, jugador de futsal del Club Defensores de Olivos, sufrió una fractura de cráneo y un edema cerebral.

El hecho ocurrió el sábado pasado a la salida del boliche House, ubicado en el partido bonaerense de San Isidro. El agredido, de nombre John Little, había ido a bailar con un grupo de amigos.

Según contaron familiares y amigos del joven a La Nación, la agresión comenzó cuando el grupo de amigos de John salía del boliche. Pasaron entre medio de unos rugbiers y recibieron un golpe de atrás. Por esta razón, les avisaron a los guardias de seguridad, que les dijeron que se retiraran.

A mitad de cuadra del boliche, fueron atacados nuevamente, por lo que el grupo de amigos se dispersó para intentar escapar. A los pocos minutos volvieron a la puerta del boliche porque John no aparecía y lo encontraron tirado en el piso, inconsciente. «Como la ambulancia no venía, decidimos llevarlo con nuestro auto al hospital», contaron.

Además, detallaron: «Los agresores fueron dos rugbiers del Olivos Rugby Club, los conocemos porque tenemos muchos amigos en común».

John Little, de 26 años, recibió un golpe de atrás cuando se dirigía a su auto. Cayó al piso y se golpeó la cabeza con el piso de adoquín, lo que le provocó la lesión en el cráneo.

«Los mismos amigos de los chicos de Olivos dicen que se pelean todas las semanas en los boliches, que lo hacen por deporte. La misma banda de rugbiers los intentaba calmar a los dos violentos», contaron.

«John no se pelea con nadie. Es el primero en tratar de evitar estas situaciones. Desconocemos el motivo del golpe por la espalda», explicaron sus familiares.

El jugador de futsal de 26 años se encuentra internado en el Hospital Italiano y evoluciona «favorablemente», según informaron desde el Club Defensores de Olivos.

La denuncia fue realizada por el Hospital Italiano. En la causa ya declaró la mamá del joven y se espera que en las próximas horas declaren los amigos que se encontraban en el boliche.