El intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, participó de un homenaje que intendentes y gobernadores peronistas organizaron a Antonio Cafiero por el 29º aniversario de su consagración, en 1987, como gobernador de Buenos Aires, victoria que significó un antes y un después en el justicialismo bonaerense. «Ante el ajuste del presente, el peronismo tiene que volver a enamorar y construir un futuro de esperanza», dijo Insaurralde.

«Es fundamental avanzar con una clara autocrítica sobre los errores cometidos. Hay que ir al encuentro con todos los peronistas que se fueron ante actitudes soberbias y el sectarismo», afirmó Insaurralde.

El encuentro, realizado en el hotel NH porteño, contó con la presencia de líderes y dirigentes de todo el país, entre los que se encontraban gobernadores e intendentes de la provincia de Buenos Aires.

«Nos preocupa el impacto de unas medidas económicas pensadas más para una empresa que para un país. A nosotros nos importa la gente, el desempleo, la pérdida de capacidad adquisitiva, el derrumbe de la clase media, la crisis productiva, la inseguridad que continúa y la inflación», dijo Insaurralde.