El Ministerio de Seguridad secuestró más de 3 mil kilos de precursores químicos utilizados para la fabricación de más de 4 mil kilos de cocaína. Fue en cuatro allanamientos desplegados en San Martín y Moreno. Las tareas de investigación comenzaron a fines de 2015.

Del operativo participó Prefectura Naval Argentina y en total se incautaron más de 3700 kilos de sustancias químicas empleadas para la producción de cocaína. Con la cantidad de precursores decomisados se podrían fabricar más de 4 toneladas de cocaína.

“Es uno de los operativos contra precursores químicos más grandes de la historia de nuestro país”, manifestó Bullrich. “El objetivo de los procedimientos desplegados por las fuerzas federales es detener el desvío de sustancias químicas que son comercializadas para la posterior producción de estupefacientes”, explicó.

El procedimiento se llevó a cabo gracias al trabajo mancomunado entre la Dirección Nacional de Análisis y Control de Precursores Químicos, encabezada por Carlos Brun; la Dirección de Evaluación Técnica y Control de Precursores Químicos, dirigida por Walter Klix, y efectivos de la Agrupación Guardacostas de la Prefectura Naval.

El primer operativo, realizado en Villa Lynch, partido de San Martín, fue el resultado de las tareas de investigación del Departamento de Narcotráfico de la autoridad marítima nacional.

El Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº2 de San Martín, a cargo de la doctora Alicia Vence, Secretaría Nº 5 del doctor Ariel Marsimian, ordenó el allanamiento a una empresa que, según la hipótesis de la causa, operaba, a modo de “pantalla”, como una fábrica de productos químicos para limpieza industrial.

En el lugar, los agentes secuestraron más de dos toneladas de precursores químicos, 57 kilos con 700 gramos de carbonato de sodio, 414 kilos de hidróxido de sodio, 23 kilos de agua amoniacal, 1.380 kilos de ácido clorhídrico y 341 kilos de soda cáustica líquida al 50%.

Además se incautó un vehículo que era manipulado para el traslado de los precursores, dos CPU, una notebook, más de 15 mil pesos en efectivo y documentación vinculada a la pesquisa.

La mercadería decomisada forma parte de los estupefacientes controlados por el Registro Nacional de Precursores Químicos, y alcanzarían, además, para el tratamiento de, aproximadamente, 4.000 kilos de “pasta base”.

En otros dos allanamientos realizados en la localidad de Moreno, se secuestraron 1548 kilos de soda cáustica en perlas, 25 kilos de carbonato de sodio, dos CPU, una notebook y documentación relacionada al hecho.

En el último operativo, perpetrado en la localidad bonaerense de Francisco Álvarez, se incautó documentación que aporta a la investigación.