Un empleado del ex RENAR hirió de bala a dos delincuentes que quisieron robarle la moto que había dejado en un taller mecánico, en la localidad bonaerense de El Palomar, informaron hoy fuentes policiales y judiciales.

El hecho ocurrió ayer por la tarde en Laureana Ferrari 695, casi esquina Manuel Fluguerto, en el mencionado barrio del partido de Morón, en la zona oeste del conurbano.

Fuentes policiales y judiciales informaron a Télam que todo comenzó cuando un empleado de 33 años que trabaja en atención al público de la Agencia Nacional de Materiales Controlados -ex RENAR- fue a buscar una moto que había dejado en una casa que funciona como taller mecánico.

En ese momento, dos delincuentes llegaron al lugar y lo amenazaron con fines de robo apuntándole con un arma de fuego, pero el hombre extrajo una pistola Bersa calibre 22.

Según las fuentes, el empleado efectuó algunos disparos contra ellos, uno de los cuales recibió un disparo en el cráneo y su cómplice en el abdomen.

Efectivos de la comisaría 6º de El Palomar arribaron al lugar y trasladaron al herido en la cabeza a un hospital zonal, mientras que el otro delincuente escapó a la carrera unas ocho cuadras.

“Este muchacho se fue corriendo ensangrentado y le pedía a la gente que lo llevara a un hospital porque había sido herido cuando lo quisieron robar, pero nadie le creyó”, dijo a Télam un vocero.

El personal policial inició un rastrillaje a partir de las marcas de sangre que había dejado este ladrón hasta que a unas cinco cuadras encontraron dentro de la caja de una camioneta una pistola calibre 9 milímetros que había sido descartada en la huida.

Minutos después, el joven herido fue llevado en un auto particular al Hospital Posadas, donde quedó internado al igual que su cómplice con pronóstico reservado y bajo custodia policial.

Los voceros agregaron que los jóvenes, de unos 20 años y residentes de la villa Carlos Gardel, serán indagados mañana por el fiscal Claudio Oviedo, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción 5 del Departamento Judicial Morón.

El representante del Ministerio Público, quien se hizo presente en el lugar y realizó la reconstrucción del hecho, no tomó ninguna medida procesal contra el empleado del ex RENAR ya que lo consideró como una “legítima defensa”.

Las fuentes aseguraron que el hombre tenía los papeles en regla tanto de tenencia como de portación de la pistola Bersa calibre 22.