La delegación Tres de Febrero de la Policía Federal arrestó a ‘la rubia de Caseros’ -alias que utilizaba el imputado, de 33 años- luego de desarrollar una exhaustiva investigación criminal que se originó por la denuncia de vecinos que notaron que se vendían pequeñas dosis de droga desde un comercio gastronómico dedicado a la venta de sushi.

A partir de allí comenzó la pesquisa sobre dos locales especializados en el delivery de comida japonesa, ambos regenteados por el mismo hombre. Rápidamente se notó que los horarios de apertura y cierre no coincidían con los habituales de un local de comidas. También se percibió que ingresaban escasas materias primas de acuerdo a la cantidad de viajes que se desarrollaban.

Con el transcurso de la investigación se comprobó que el modus operandi de ‘la rubia de Caseros’ fue mutando: Cerró los comercios que funcionaban como pantalla (no estuvieron abiertos más de seis meses) y, mientras preparaba un nuevo local, operaba desde su domicilio o las casas de familiares. Durante ese periodo, hacía entregas de estupefacientes con su vehículo particular en diferentes lugares.

Los instrumentos centrales de la investigación fueron las pruebas fílmicas y la interceptación de llamadas telefónicas. Allí se comprobó que el imputado también simulaba vender elementos deportivos, sustituyendo las palabras marihuana y cocaína por camisetas o pelotas de fútbol, respectivamente.

Una vez recolectadas las pruebas, se realizaron los tres allanamientos, que arrojaron la incautación de 385 gramos de cocaína y 3 kilos 280 gramos de marihuana, divididas en pequeñas dosis y listas para su comercialización al menudeo. La detención de ‘la rubia de Caseros’ fue dispuesta por el Juzgado de Garantías N° 1 del Departamento Judicial de San Martín.