En una fallida operación de comunicación, el presidente Mauricio Macri utilizó la estructura de prensa de presidencial para contar que viajó en colectivo en el partido bonaerense y era mentira. Todo se supo hoy cuando se filtraron las fotos en las que el presidente posaba dentro de un colectivo detenido, rodeado de agentes de seguridad.  El paisaje de fondo de las ventanillas estaba trucado.

«Macri sorprendió a los pasajeros que viajaban en el 520 cuando se subió al vehículo de transporte para saludarlos y charlar con ellos”, detalló ayer el comunicado oficial de Presidencia. El propio Macri escribió en su cuenta de twitter: «Recorriendo Pilar en la línea 520 para contarles a los vecinos el plan de renovación de los corredores de colectivos en el conurbano”.

En las imágenes enviadas por el equipo de prensa presidencial, se lo ve a Macri charlando con pasajeros dentro de un colectivo nuevo de la línea 520 junto con el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich. En las ventanillas del colectivo se ve una zona descampada, un auto negro de alta gama de fondo.

La farsa duró hasta que se filtraron las fotos que muestran al colectivo 520 detenido y rodeado de agentes de la custodia presidencial junto con sus respectivos autos negros, iguales al que aparecía en las fotos oficiales. En otra imagen, se lo ve a Macri saliendo del colectivo rodeado por algunos de los integrantes de la comitiva que hicieron las veces de actores de reparto.

Desde que asumió, la oficina de comunicación presidencial ha tratado en varias ocasiones de mostrar que al presidente “no se le caen los anillos” y lo hacen aparecer timbreando, charlando con la gente e incluso usándole el baño a una vecina del interior del país. También se intentó generar esa imagen en torno a la primera dama, Juliana Awada; y a la gobernadora María Eugenia Vidal, mostrándolas permanentemente en contacto con vecinos y a veces haciendo las compras en el supermercado.

A juzgar por lo sucedido ayer, que realmente fue muy burdo, llegando a los límites de la ordinariez, todas estas imágenes no serían más que teatralizaciones orientadas a construir empatía con el común de la gente. Es bueno que los gobernantes tomen contacto con el pueblo, no es bueno que compongan este tipo de pantomimas.