El horroroso crimen ocurrió en la madrugada del viernes en una casa de Monte Grande. Según señalan fuentes, el nene estaba durmiendo al momento en el que ingresaron los criminales, que al encontrarlo lo asfixiaron para terminar con sus gritos de pánico.

Bautista, de 5 años, estaba junto a su madre la que fue reducida por los asesinos. La mujer no pudo defender a su pequeño hijo del ataque de los chacales que habrían huido tras el crimen sin perpetrar el robo.