El presidente Mauricio Macri abogó hoy en favor de que  en la nueva etapa que se abre con la flamante conducción de la AFA, el fútbol argentino “recupere el prestigio perdido” y “sea un lugar de encuentro”, al encabezar este mediodía el acto de inauguración del nuevo centro de entrenamiento de Boca Juniors en el partido bonaerense de Ezeiza.

“El fútbol es importante para todos los argentinos y tiene una enorme difusión. Si la AFA no es una institución seria y respetada, eso nos daña a todos los argentinos”, dijo el jefe de Estado durante la ceremonia en la que también participaron el nuevo titular de la AFA, Carlos Tapia, y el presidente de Boca, Daniel Angelici.

Macri sostuvo  que “tenemos que recuperar ese prestigio que hemos perdido porque todas estas cosas que han pasado nos han hecho mucho daño”. “Espero que en esta etapa lo vayamos logrando. Desde el Estado vamos ayudar para que fútbol sea un lugar de encuentro y no donde se tiene malas prácticas”, subrayó.

Macri advirtió luego sobre la existencia de “mafias en el empresariado, en el sindicalismo, en la Justicia, en la política y también en el futbol”.

“Por suerte son minorías y estoy comprometido a que erradiquemos esos comportamientos  en la sociedad argentina para que nadie se crea dueño de poner palos en la rueda en esta Argentina que soñamos. Ese es el desafío y el deporte es un lugar maravilloso para expresarlo”, enfatizó.

El presidente también le agradeció al titular de Boca “por el intento de que lleve mi nombre este predio, pero siento que justamente lo que expresamos el día sábado tiene que ver con alejarnos  de los personalismo, de los liderazgos mesiánicos y creer en el trabajo en equipo”.

El nuevo predio de Boca Juniors en Ezeiza será utilizado como espacio de práctica, al tiempo que  también jugarán las divisiones inferiores del club, que hoy celebra 112 años de vida.

Macri recorrió los vestuarios, el comedor, el gimnasio y el resto de las instalaciones del moderno complejo junto a Angelici.

“Mi generación tuvo un gran líder en el club. El mejor presidente de la historia de Boca, a mi entender y al de la mayoría, que fue Maurico Macri”, afirmó el titular boquense.

“Junto la Comisión Directiva había decidió bautizar a este predio con el nombre de Macri. Lo he charlado con él y me dijo que no era el momento y eso demuestra su grandeza, porque es muy difícil rechazar un homenaje unánime de todos los boquenses”, añadió.

Participaron del acto el intendente de Ezeiza, Alejandro Granados; Carlos Tapia y Hugo Moyano, presidente y vicepresidente de la AFA, respectivamente; el director técnico Guillermo Barros Schelotto; los  jugadores del plantel profesional y viejas glorias del club como Antonio Rattín y Alfredo Rojas, entre otros.

Macri dio el simbólico puntapié inicial en la cancha principal y tras descubrirse la placa conmemorativa, como obsequio le fue entregado un masterplan de obra en plata.

El mandatario también saludó al plantel de primera y dialogó con jugadores de las divisiones inferiores y del fútbol infantil de la institución.

El nuevo predio abarca un total de 60 hectáreas, con 3000 metros cuadrados cubiertos del edificio central donde están los vestuarios, el área médica, el salón comedor, la cocina, la sala de video y el equipamiento.

Ya se encuentran habilitadas dos canchas de fútbol 11 -una de césped natural y la otra artificial- para partidos oficiales con tribunas. También cuenta con ocho canchas de fútbol 11 de césped natural y una artificial, para practicar. Además, hay ocho vestuarios para jugadores y cinco para técnicos, cuerpo médico y árbitros.

En una segunda etapa, el club tiene proyectado construir un edificio con  hall de acceso y servicios entre tribunas. En una segunda construcción estarán las oficinas administrativas. Además, se levantarán vestuarios para entrenamiento, canchas de fútbol 5, un área para el fútbol profesional y un estacionamiento.

En 2013, Boca acordó con la Municipalidad de Ezeiza la cesión de los terrenos y en 2014 empezaron los primeros trabajos de movimiento de tierra. La obra, tras superarse un conflicto de jurisdicción, duró 25 meses.

Macri fue presidente de Boca entre los años 1995 y 2007. En ese lapso, la institución porteña obtuvo 17 títulos en fútbol, 11 de los cuales fueron internacionales.

En cuanto a las obras ejecutadas en ese período, en 1996 se inauguró en el predio de Casa Amarilla, el estadio Luis Conde, para la práctica de básquet y volley, con capacidad para 2 mil personas.

Ese año también se remodeló La Bombonera, donde se convirtió en nuevas plateas el sitio que antiguamente ocupaban los viejos palcos y donde se encontraba la famosa torre, sobre la calle Del Valle Iberlucea.