Calles anegadas, árboles caídos, usuarios sin luz, semáforos fuera de servicio, fueron algunas de las múltiples consecuencias del intenso temporal de lluvia, viento, y ocasional caída de granizo que azota desde esta madrugada al área metropolitana de Buenos Aires.

Los momentos más intensos del temporal se registraron alrededor de las 3 de la madrugada y poco después de las 6:30, cuando la lluvia dejó sin visibilidad a las calles y avenidas de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

En los distritos de la región, hubo árboles caídos y calles anegadas. También se registraron voladuras de techos, como la del colegio la del colegio Benjamín Matienzo de la base aérea de El Palomar, en el partido de Morón.

Además, en el partido de Tres de Febrero, se registró la caída de un cartel publicitario en la localidad de Sáenz Peña, que afortunadamente no dejó heridos ni víctimas fatales.

Paralelamente se produjo un brusca baja de la temperatura, aunque persistieron las condiciones de humedad ambiente que se viene prolongando desde hace varios días en la región.

Una intensa actividad eléctrica fue la característica visual de la tormenta, iluminando en forma intermitente el cielo.

El Servicio Meteorológico Nacional informó que hasta las 8 se había registrado la caída de 84 milímetros de agua y mantuvo el alerta hasta el mediodía.