El presidente Mauricio Macri recorrió esta mañana el Paseo del Bajo, una obra vial que conectará el sur con el norte del conurbano bonaerense en forma rápida y segura para el tránsito vehicular, permitirá descongestionar el microcentro porteño y creará nuevos espacios verdes en la Ciudad de Buenos Aires.

El Jefe de Estado observó el avance de los trabajos, acompañado por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; y la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.

El corredor vial, que unirá las autopistas 25 de Mayo, Buenos Aires-La Plata e Illia y facilitará los accesos al Puerto de Buenos Aires y la Terminal de Ómnibus de Retiro, demandó una inversión de 650 millones de dólares y generó más de 3500 puestos de trabajo.

La conexión con la vía a La Plata ya está terminada y se estima concluir en las próximas semanas la de la 25 de Mayo, a través del tramo que había quedado inconcluso hace 38 años.

Se extenderá por 7,1 kilómetros y estará constituido por 12 carriles de circulación, con 4 exclusivos para el tránsito pesado, camiones y ómnibus de larga distancia, y 8 para el liviano, 4 para cada sentido de circulación.

Una vez finalizado, el Paseo del Bajo beneficiará a un total de casi 135 mil usuarios de vehículos, divididos en unos 15 mil de camiones, 28 mil pasajeros de micros de larga distancia y más de 91 mil vecinos que se movilizan en autos particulares.