Se publicó en el Boletín Oficial el decreto que bloquea las listas colectoras y las candidaturas múltiples. Así complica los planes de la oposición en la provincia de Buenos Aires. La medida podría ser apelada.

El gobierno le dio un golpe de knock out a las listas colectoras y las candidaturas múltiples en las próximas elecciones, lo que le pone un freno a las intenciones del peronismo de ubicar un postulante consensuado en la categoría a gobernador en provincia de Buenos Aires, para así traccionar una mayor cantidad de votos y disputarle el sillón de Dardo Rocha a María Eugenia Vidal.

A través de un decreto firmado por el presidente Mauricio Macri, que se publicó hoy en el Boletín Oficial, el gobierno modificó las reglas de las elecciones nacionales para evitar que los partidos lleven listas colectoras.

En la oposición la norma fue interpretada como una forma de evitar un posible pacto entre el las diferentes expresiones del peronismo en la provincia de Buenos Aires.

Ocurre que con la economía y la imagen del presidente en números negativos, la boleta de la gobernadora perdería fuerza ante un candidato peronista único. Allí es donde el Partido Justicialista vio una puerta para sellar un pacto que decante en un candidato a gobernador colgado de más de una lista a presidente y recuperar así la Provincia.

De esta manera, en las PASO, «las distintas secciones de la boleta deberán corresponder a agrupaciones que tengan idéntica denominación». Puntualmente, lo que se determina es que los partidos políticos no podrán ir divididos en la elección presidencial y unirse en otro nivel.

Además, se indicó que «solo en el caso en que no participen agrupaciones de igual denominación en todas las categorías de cargos a elegir, las listas que compiten por una agrupación de distrito podrán adherir sus boletas con las correspondientes a listas de una única agrupación política de orden nacional de diferente denominación».

Lo mismo rige para «las listas que compitan por una agrupación política de orden nacional». Según se indicó: «Estas solo podrán adherir sus boletas con las correspondientes a listas de una única agrupación política de distrito de diferente denominación cuando no compita una de su misma denominación».

Sumado a eso, se indicó que «en ningún caso se permitirá que a través de un acuerdo de adhesión una misma lista de candidatos para las elecciones generales se encuentre en más de una boleta».

Las adhesiones deberán contar «con el consentimiento expreso de los apoderados de las listas» y deberán presentarse «ante el juez federal con competencia electoral en el plazo establecido para la conformación de las alianzas».

Formalmente, el decreto modifica un decreto reglamentario de 2011, pero desde la oposición argumentaron que se modifica en los hechos el Código Electoral por decreto, lo que podría ser impugnado ante la Justicia.

Con esto se da de baja un decreto de 2011 mediante el cual la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner habilitó adhesiones de boletas de diferentes categorías, saltándose la ley de 2009 que estableció las PASO y que no habilitaba la conformación de colectoras.

Vale recordar que esta estrategia kirchnerista fue utilizada en 2015 por el ahora gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, quien en esas elecciones fue colgado de las boletas presidenciales de Mauricio Macri y de Sergio Massa.