La mujer, de 33 años, esperaba recibir el botón antipánico. Si bien la autopsia se realizará este viernes, los investigadores creen que ambas murieron producto de las lesiones provocadas con el martillo.

Una mujer y su beba de apenas un año y ocho meses fueron brutalmente asesinadas por el ex marido, en Villa Albertina, partido de Lomas de Zamora. Patricia Brandán tenía 33 años y vivía en una pequeña casa que alquilaba junto a su hija.

Ambas dormían en la madrugada de este viernes cuando Jonathan Alberto López, de 35 años, ingresó violentamente a la casa con un martillo en sus manos, rompió la puerta y las golpeó salvajemente. Antes de irse prendió fuego la casa.

«Yo estuve hablando un día antes con ella, me contó cómo le pegó, me mandó fotos y los trámites que estaba haciendo para que le den bola. Él estaba re enfermo, enfermo mal el chabón. Siempre buscaba la excusa diciendo que ella andaba con otro y era mentira, ella vivía trabajando», contó, entre lágrimas, Tamara, una amiga de la mujer asesinada.

Patricia esperaba que le dieran el botón antipánico. «Estuvimos hablando muchas veces y ella siempre decía me va a matar. Lo voy a tener que matar yo porque me va a matar. La quería matar», insistió en declaraciones al canal Todo Noticias.

Después del brutal asesinato, López se enfrentó con una mujer policía cuando intentaba escapar e intentó suicidarse, por lo que fue internado en el Hospital Gandulfo.

A ese nosocomio también fueron trasladadas la mujer y su hija, donde los médicos advirtieron que la madre tenía un golpe muy fuerte en el cráneo y algunas quemaduras, mientras que la niña también presentaba ese tipo de heridas. Pese a que fueron asistidas, ambas fallecieron.

Si bien la autopsia se realizará este viernes, los investigadores creen que ambas murieron producto de las lesiones provocadas con el martillo.

La causa es investigada por los fiscales Osvaldo Carrión y Fabiana Juanatey, de la Unidad Funcional Especializada en Violencia de Género de Lomas de Zamora.