Ocurrió en la localidad de Villa Ballester. Jonatan Sagardoy fue perseguido por ocho personas. El presunto autor del disparo fue detenido. La familia de la víctima exige que todos los implicados sean arrestados.

Un carpintero de 32 años, identificado como Jonatan Sagardoy, fue perseguido por cuatro autos cuando llegaba en su camioneta a la casa de un amigo en Villa Ballester. Tras ser rodeado en una esquina, uno de los agresores se bajó del vehículo y sin mediar palabra lo ejecutó de un balazo. Los agresores eran vecinos de la zona que confundieron a la víctima con un ladrón que días atrás había intentado entrar a robar a la vivienda de uno de ellos.

La víctima, que estaba casado y con una hija, trabajaba desde hacía diez años en el sector de carpintería de la cadena de venta de artículos para la construcción y el hogar «Easy» de la ciudad bonaerense de San Martín y no tenía ningún tipo de antecedente penal.

El episodio ocurrió en la madrugada del sábado pasado, alrededor de las 0:20, cuando Sagardoy llegaba a la casa de un amigo en la intersección de las calles Montevideo y San Pedro en su Peugeot Partner gris.

Según los testigos -dos amigos de la víctima, uno que estaba en la misma camioneta que Sagardoy, y otro que estaba detenido en otro auto- ni bien frenó en ese lugar, lo rodearon cuatro vehículos que lo venían siguiendo, una camioneta Renault Master blanca, otra Peugeot Partner, un Fiat Palio y una motocicleta.

«Eran ocho los tipos que lo venían persiguiendo. Había uno en la Master, tres en el Palio, dos en la Partner y dos en la moto. Dos se bajaron y fueron a increparlo. El que tenía el arma se acercó por el lado del acompañante de la camioneta de Jony, que tenía la ventanilla baja, y sin mediar palabra le pegó un tiro que le ingresó por la axila derecha», dijo a la agencia Télam Oscar Olivieri, cuñado de la víctima.

Según el hombre, en ese momento, su cuñado aceleró, pero el tirador efectuó un segundo disparo que entró por la luneta trasera e hirió en un hombro al amigo que estaba en el asiento trasero del vehículo.

Sagardoy fue trasladado al Hospital Castex de San Martín, fue sometido a una cirugía y se determinó que el proyectil calibre 22 con el que lo hirieron le había causado una gran daño interno y terminó alojado en la ingle.

Tras dos días de agonía, Jonatan Sagardoy murió el lunes por la tarde y la causa fue caratulada como un «homicidio agravado por el uso de arma de fuego». Desde el inicio, por la secuencia del hecho y lo que contaron los testigos, la Policía había descartado que se tratara de un homicidio en ocasión de robo y fueron los allegados a la víctima los que le dieron a los investigadores el dato de que se había tratado de un crimen por error.

«Nos enteramos que entre los que cometieron el hecho había un conocido de Jony. Cuando los familiares y amigos empezamos a contar por redes sociales lo que había sucedido, este muchacho se comunicó con nosotros y nos contó llorando lo que había pasado, que se habían equivocado de persona”, explicó Olivieri.

Según relató, al hombre de la camioneta Master le habían querido robar en su casa hacía 15 días y pensó que el vehículo de la víctima estaba implicado en ese hecho. «No sabemos bien por qué se equivocaron. La Policía nos dijo que se confundieron porque la camioneta de Jonatan pasó dos veces cerca de la casa de donde salieron estos asesinos. Pero mi cuñado pasaba por ahí porque era vecino, vivía a sólo cuatro cuadras», contó Olivieri.

El arrepentido se presentó a declarar primero en la comisaría novena de San Martín y así aportó los datos necesarios para identificar a las personas implicadas, entre ellas al tirador. El presunto autor material del disparo, identificado como Guillermo Nicolás Gómez, de 26 años, se entregó en la comisaría novena el domingo y quedó aprehendido. “Queremos a todos presos. Todos fueron responsables de este asesinato”, expresó el cuñado de la víctima.

“Jony era un pibe de laburo. Lo están queriendo ensuciar diciendo que era un delincuente y no lo vamos a permitir. Estos asesinos salieron a cazar a cualquiera y cazaron a mi cuñado, esa es la realidad”, concluyó.