La Policía Federal desmanteló un clan narco familiar que operaba en la zona oeste del conurbano bonaerense y detuvo a 7 personas con cocaína y armas de fuego. Fue tras nueve allanamientos efectuados en las localidades de Moreno y La Reja de la provincia de Buenos Aires, en el marco del refuerzo en inteligencia criminal que impulsa el Ministerio de Seguridad a cargo de Patricia Bullrich.

“Estas bandas llenan de droga los barrios de la Provincia. Se terminó la era de la impunidad, queremos una Argentina sin narcotráfico”, afirmó la ministra Bullrich luego de instruir políticas expresas a la Secretaría de Seguridad a cargo de Eugenio Burzaco.

La investigación para dar con esta organización la realizó personal del Departamento Unidad Federal de Investigaciones Especiales de la fuerza, que detectó en su inicio a dos miembros de la red, quienes efectuarían maniobras de narcomenudeo en la zona de Moreno y La Reja.

De esta manera, las pesquisas lograron la identificación de los narcos, sus domicilios y modus operandi. Posteriormente, ya con intervenciones telefónicas y análisis de las comunicaciones, se corroboró que los principales investigados eran los líderes de una organización narcocriminal, haciendo parte de la misma a miembros de la familia y amigos de total confianza.

A raíz de la detención de dos de sus miembros por la Policía de la Provincia de Buenos Aires en la zona de General Rodríguez, y con la plena identificación del resto de la organización, el juzgado interventor dispuso los nueve allanamientos.

Fue así que los miembros de la fuerza que comanda Néstor Roncaglia irrumpieron en las viviendas y detuvieron a los 7 miembros de la banda, 5 hombres -4 argentinos y un ciudadano dominicano- y 2 mujeres argentinas.

En los domicilios, los efectivos secuestraron dosis de cocaína, una parte fraccionada y lista para su comercialización al menudeo; 3 balanzas de precisión, un revólver marca Tiver calibre 32 con numeración erradicada, con 7 cartuchos en su tambor; una escopeta calibre 12.70; una pistola calibre 9 milímetros marca Glock; un revólver calibre 38 marca Rossi; una pistola marca Desert Eagle calibre 9 milímetros; más de 200 municiones; 126 mil pesos; 5 automóviles; 16 teléfonos celulares; notebooks y elementos de interés a la causa.

Intervienen la Procuraduría de Narco criminalidad a cargo del doctor Diego Iglesias, ante la Secretaria a cargo de la doctora Patricia Cisneros, y el Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional 3 de Morón del doctor Néstor Barral, Secretaria 11 a cargo del doctor Leonardo Amerise.