En un encuentro con las familias, el jefe comunal presentó el túnel construido con el aporte de vecinas y vecinos, para mejorar el tránsito y la seguridad vial en la zona.

El intendente Gabriel Katopodis realizó ayer la apertura del paso bajo nivel de Villa Ballester, que atraviesa las calles Pueyrredón y José Hernández, y las vías del tren Mitre, construido con los aportes de los vecinos y vecinas de San Martín.

Se trata de la obra más importante de los últimos 35 años, que elimina la congestión de tránsito en la zona, disminuye sensiblemente del tiempo de cruce de las vías, brinda mayor seguridad vial, fortalece el centro comercial y el entorno.

Al respecto, Katopodis señaló: «Esta es una obra que se le debía a todos los vecinos y vecinas de Ballester hace más de 35 años. Hoy, después de tanta espera, pudimos cumplir con este paso bajo nivel que construimos con sus aportes, y que nos permite mejorar la movilidad y tener un entorno mucho más amigable».

Y agregó: «Poder concretar cada uno de los proyectos que venimos realizando es posible porque llevamos adelante un Municipio que planifica, que administra con mucha responsabilidad y mucha transparencia».

En los festejos, cientos de familias se acercaron a disfrutar la jornada, recorrieron el túnel y luego disfrutaron en la Plaza Roca de música, feria de artesanías, actividades saludables y deportivas.

Cuando el Municipio comenzó con este proyecto, el cierre de la barrera de Villa Ballester era de hasta 18 minutos por hora, generando interrupciones constantes de la circulación vehicular. Además, más de 5 mil vehículos por día perdían tiempo en espera, generando la emisión de 5300 metros cúbicos de monóxido de carbono y contaminando el ambiente.

En este sentido, esta obra, de gran envergadura, requirió para su construcción 1100 metros de caños de distintos diámetros, 35 sumideros, 4900 metros cúbicos de hormigón, 4200 metros cúbicos de excavación para acceso al túnel, se montaron 2 puentes ferroviarios, se construyeron 214 pilotes, 2000 metros cuadrados de pavimento de viaducto, 2800 metros cuadrados de pavimento de hormigón de calles colectoras y 1200 metros cuadrados de pavimento intertrabado articulado de calles de convivencia.

El nuevo paso bajo nivel de Ballester permite circular en ambos sentidos, norte a oeste por Pueyrredón-San Martín; y de sur a este por José Hernández-Doctor Aleu.

Cuenta con 2 calzadas en L unidireccionales, con una extensión de 200 metros cada una y un ancho de 4,20 metros. Asimismo, tiene una altura máxima permitida de 3,40 metros, por lo que pueden circular por allí automóviles particulares, utilitarios, bomberos menor porte y ambulancias. En el interior, admite una velocidad máxima de 40 kilómetros horarios.

También, cuenta con un acceso peatonal, que tiene un ancho de 2,30 metros, y en unos días estarán listos los 2 ascensores. La obra también incluye, escaleras, cámaras de seguridad, iluminación LED, barandas, pasamanos y calzadas con prioridad para el peatón y con circulación de automóviles de frentistas.

La obra fue realizada en un 90 por ciento con fondos municipales. El gobierno nacional se había comprometido a financiar el 50 por ciento de los dos pasos bajo nivel -Chilavert y Ballester- pero incumplió esa promesa y solo aportó el 10 por ciento del costo de túnel de Villa Ballester.

El nuevo túnel beneficia a decenas de miles de vecinos y vecinas de la ciudad. Además, mejora la calidad de vida de los frentistas, por la disminución del caudal de tránsito que existe en el barrio, y favorece a los comerciantes, revalorizando las propiedades de la zona.
Frentistas y comerciantes fueron eximidos de las tasas municipales durante el desarrollo de los trabajos.

Por otro lado, esta es el área metropolitana con más concentración de escuelas, por este motivo el nuevo paso bajo nivel es un beneficio para toda la comunidad educativa de la zona.

La obra fue embellecida con el mural «El canto de los pájaros», del reconocido artista sanmartinense, David Petroni, a lo largo de 2000 metros cuadrados. «Esta es una propuesta de arte cinético y tiene dos puntos de vista: una dinámica que tiene que ver con la velocidad y el movimiento de los vehículos, y otra con la experiencia cromática de atravesarlo que realiza el peatón», señaló.

Además, próximamente se harán veredas, rampas, se colocarán semáforos, nuevos árboles, dársenas, demarcación horizontal y señalización vertical.

Más adelante, se avanzará con la puesta en valor del centro comercial de Villa Ballester este y oeste, las mejoras de entorno de estación y el acondicionamiento del Pasaje Esmeralda, favoreciendo la integración urbana y social.