El gobierno asiste a la provincia de Buenos Aires con el empleo de las fuerzas federales y el envío de elementos de primera necesidad para ayudar a los vecinos de La Matanza que sufrieron las consecuencias de las inundaciones que se registraron el último fin de semana.

El Sistema Nacional para la Gestión Integral de Riesgo, a cargo de la Secretaría de Protección Civil del Ministerio de Seguridad, comenzó a concentrar en la localidad de Virrey del Pino, ubicada en el centro de ese partido, los recursos nacionales y provinciales que se utilizarán para garantizar la movilidad y cubrir necesidades básicas de los damnificados.

El secretario de Protección Civil y Abordaje Integral de Emergencias y Catástrofes, Emilio Renda; y el subsecretario de Operaciones de Protección Civil, Daniel Russo, están en el lugar para monitorear las acciones.

La información y la coordinación se concentran en el Centro de Operaciones de Emergencia de Defensa Civil que se constituyó en esta localidad junto a autoridades provinciales y municipales.

La ayuda que presta la Nación incluye la colaboración de 60 agentes, dos camiones y cocina de campaña provistos por Gendarmería, y botes, buzos de rescate y vehículos por parte de Prefectura Naval y la Policía Federal.

El Ejército también interviene con efectivos, botes, cuatro camiones, una planta potabilizadora y cocina de campaña.

A su vez, la Secretaría de Protección Civil dispuso vehículos para el traslado de agua potable y otros insumos entregados por el Ministerio de Salud y Desarrollo Social de Nación.

Estas acciones se suman a la ayuda desplegada por las distintas áreas del gobierno bonaerense y los municipios comprometidos, la policía provincial y bomberos voluntarios.

Russo señaló que desde la Nación y la provincia de Buenos Aires “estamos continuando con el operativo y esperando que la lluvia de hoy no sea muy intensa”.

«En La Matanza todavía la situación está complicada. El agua que fue cayendo va decantando hacia los grandes ríos y arroyos”, explicó el subsecretario y detalló que en este partido todavía quedaban aproximadamente 3 mil personas evacuadas.