Ayer por la tarde, el intendente de Morón, Lucas Ghi, se reunió con el ministro de Desarrollo Social de la Nación Daniel Arroyo, para avanzar en la inminente implementación de la tarjeta alimentaria en el distrito bonaerense.

“Seguimos trabajando codo a codo con el ministro Arroyo convencidos de que revertir la crisis alimentaria es una tarea absolutamente prioritaria. No puede haber argentinos y argentinas que pasen hambre. Está claro que ese es el compromiso que asumió el gobierno nacional y juntos, en nuestro caso desde Morón, estamos avanzando en ese camino desde los primeros días de gestión”, señaló Ghi tras el encuentro.

“La situación de emergencia en nuestro distrito no es ajena a lo que sucede en todo el país. En ese contexto, la implementación de la tarjeta alimentaria será, sin dudas, un paso fundamental para empezar a solucionar esta situación. En Morón, la tarjeta no sólo alcanzará a 6 mil familias que hoy sufren hambre, sino que la medida tiene al mismo tiempo el objetivo de reactivar el desarrollo productivo local”, agregó el intendente.

La tarjeta alimentaria forma parte del Plan Argentina Contra el Hambre lanzado por el gobierno y está destinada a madres y padres con hijos e hijas de hasta 6 años que reciben la Asignación Universal por Hijo, así como a embarazadas que cobran la Asignación por Embarazo y personas con discapacidad que reciben la Asignación Universal por Hijo. Esta medida le permitirá a las y los beneficiarios comprar alimentos por 4 mil pesos, para quienes tengan un hijo, o 6 mil pesos, para los y las que sean responsables de dos o más menores.

Por otra parte, la implementación de las tarjetas representará un estímulo económico para los distritos. En el caso de Morón, se estima que entre 32 y 33 millones de pesos se sumarán al consumo en comercios de la ciudad.