El Municipio avanza con controles de temperatura e hisopados a casos sospechosos de COVID 19. Ya se han recorrido 28 barrios de San Fernando, con la participación de más de 40 trabajadores de salud y voluntarios en las jornadas de prevención todos los días de la semana. Además, estas acciones se complementan con desinfección de calles y frentes de casas, vacunación y entrega de tapabocas a todos los vecinos.

El Municipio de San Fernando junto a instituciones barriales y autoridades del Hospital Cordero, realizó un nuevo operativo de detección de casos sospechosos de coronavirus en el barrio Villa del Carmen. Hasta el momento, desde el inicio de la cuarentena, se realizaron 16 mil controles en 28 barrios del distrito. Estas acciones se complementan con tareas de desinfección en calle y frentes de casas, vacunación antigripal y entrega de barbijos.

María Marta Alcacer, Fefa de Enfermeras de la Secretaría de Salud municipal, participó de las acciones preventivas y explicó: “Como todos los operativos, recorremos casa por casa, tomando la temperatura de los integrantes y realizamos una pequeña encuesta sobre las condiciones habitacionales. También entregamos barbijos y brindamos pautas de alarmas con respecto a los cuidados del aislamiento social. Villa del Carmen es uno de los barrios más grandes de San Fernando y volveremos en la semana para evacuar todas las dudas que los vecinos tengan con respecto al coronavirus”.

“También estamos realizando el control de libretas sanitarias y aplicando las dosis del calendario nacional de vacunación”, agregó, y detalló: “En estas jornadas de prevención participan enfermeras de atención primaria del Municipio y enfermeras del Hospital Cordero, promotoras de salud, personal de la Secretaría de Servicios y Espacios Públicos, y voluntarios”.

Cabe recordar que el Municipio de San Fernando acompaña las medidas preventivas de contagio del COVID 19 anunciadas por el gobierno nacional, entre la que se destaca el cumplimiento estricto de la cuarentena obligatoria, por lo que recomienda a los vecinos quedarse en sus casas y salir sólo si es de extrema necesidad, obligatoriamente con la boca y la nariz cubiertas con barbijos sociales o protectores faciales, y en todo momento manteniendo distancia de al menos 2 metros con otras personas.