El Municipio eximió del pago de la Monotasa a pequeños comerciantes, y de la tasa ALSMI a las escuelas privadas. También creó una tasa especial para supermercados, bancos, empresas de telecomunicaciones y seguros. Estas acciones se suman a las facilidades de pago que ya se vienen aplicando.

El Municipio de San Martín lanzó diferentes medidas para acompañar y aliviar la situación económica de los contribuyentes, que se han visto afectados por la pandemia y las medidas de aislamiento social.

En ese sentido, se exime el 100 por ciento del pago de la Monotasa correspondiente a las cuotas de junio a septiembre inclusive, a más de 5700 comerciantes inscriptos en el Régimen Simplificado para Pequeños Contribuyentes de Tributos Municipales.

Este beneficio se otorga de manera automática a quienes no tengan deuda previa en tasas o derechos municipales al 31 de mayo, o a quienes hayan adherido a un plan de pagos para regularizar su situación.

Quienes regularicen o hayan regularizado su situación desde el 1 de junio, podrán gestionar la excepción mediante una solicitud a través de la aplicación incorporada en el Domicilio Fiscal Electrónico.

Además, se otorgará la eximición del pago de la tasa ALSMI a las escuelas privadas entre abril y septiembre inclusive.

Este beneficio no incluye la devolución de los importes ya abonados y se solicita a través de la aplicación incorporada en el Domicilio Fiscal Electrónico. Para acceder, es requisito no tener deudas por tasas o derechos municipales al 31 de marzo o haber regularizado las mismas a través de un plan de pagos. Los titulares de las escuelas deben ser personas físicas.

Por otra parte, el Municipio creó la Tasa por Emergencia Sanitaria y Prevención destinada a los contribuyentes de mayores ingresos, la cual permitirá financiar los servicios municipales de cuidado y mitigación del contagio de coronavirus.

En ese sentido, este nuevo impuesto, que se cobrará de manera mensual hasta septiembre inclusive, alcanzará a los supermercados e hipermercados; bancos y entidades financieras; empresas de seguro y agentes institorios; y empresas de telecomunicaciones, internet y servicios digitales, que hayan superado los niveles de ingresos definidos en la ordenanza aprobada por el Concejo Deliberante.

El cobro de la tasa permitirá aumentar los servicios municipales de difusión acerca de las medidas recomendadas para evitar el contagio; continuar con las capacitaciones sobre prevención de COVID 19; y asegurar el cumplimiento, en comercios y empresas habilitadas, de las medidas necesarias para evitar la expansión del virus.

Además, se reforzará la disposición de inspectores o agentes municipales en la vía pública para garantizar el distanciamiento social en los locales comerciales y el correcto uso de los elementos de protección personal, como barbijos, tapabocas o máscaras protectoras, de uso obligatorio.

Tanto los períodos de eximición de pago para escuelas, pymes y comercios, como la vigencia de la Tasa por Emergencia Sanitaria y Prevención, podrán extenderse después de septiembre, en caso de que continúe el estado de emergencia sanitaria.

Estas medidas se suman a las nuevas facilidades de pago de las tasas ALSMI, Seguridad e Higiene, Monotasa y Automotor, que pueden abonarse en hasta 3 y 6 cuotas sin interés y de manera online.