La experiencia solidaria se desarrolló en la Unidad 48 del Servicio Penitenciario Bonaerense. La producción de tapabocas y camisolines la realizaron 20 privados de libertad y beneficiará a los hospitales Eva Perón y Fleming, y a una cooperativa de trabajo. Fue la quinta entrega.

Con el objetivo de sumar elementos de protección frente al coronavirus, personas privadas de la libertad de la Unidad 48 San Martín del Servicio Penitenciario Bonaerense confeccionaron y donaron 4650 tapabocas y 330 camisolines para el Hospital Eva Perón, para el Hospital Fleming y para la cooperativa de trabajo «El proceso de antenas».

La entrega se llevó a cabo ayer, en el marco del programa «Más trabajo, menos reincidencia» impulsado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos que se promueve desde la Dirección General de Asistencia y Tratamiento y de la Subdirección General de Trabajo del Servicio Penitenciario Bonaerense.

La iniciativa cuenta con la participación de 20 internos que se desempeñan en el taller textil del penal donde aprenden un oficio que les puede servir como salida laboral al recuperar su libertad mientras forman parte de una experiencia solidaria de suma utilidad en contexto de pandemia.

Los internos aprendieron rápidamente a usar las máquinas de coser y a realizar tareas de corte y confección, armado y empaquetado. Elaboran tapabocas en talles para niños y adultos y camisolines hospitalarios, con materiales aportados por la fundación del padre José María Di Paola -conocido como padre Pepe- que luego son donados a vecinos de barrios carenciados, comedores y hospitales de la zona.

Esta quinta entrega de 4650 tapabocas y 330 camisolines se suma a los 6300 tapabocas que ya realizaron los detenidos para que a través del padre Pepe lleguen a destino, a los 120 camisolines entregados anteriormente al Hospital Eva Perón y a los 1000 tapabocas y 150 camisolines para el Hospital de Trauma de Malvinas Argentinas, lo que asciende a una producción total de casi 12 mil tapabocas y 600 camisolines hospitalarios donados desde la cárcel a la comunidad.

En esta donación estuvieron presentes el sacerdote, acompañado por el padre Nibaldo Leal, de la diócesis de San Martín, representante de comedores de Villa Hidalgo; la directora del Hospital Eva Perón, Telma Chazarreta; la coordinadora del Hospital Fleming, Paola Ivana Acevedo; y Verónica Díaz, representante de la cooperativa de trabajo «El proceso de antenas» de González Catán.

Por el Servicio Penitenciario Bonaerense, estuvieron el secretario de Coordinación del Complejo Penitenciario San Martín, Luis Garcí; el director de Unidad 48, José Baldaro; el subdirector de Administración, Javier Carbonari; el subjefe de Talleres, Jonathan Linares; y los internos que participan del emprendimiento.