Las dos personas fueron detectadas por las cámaras circulando en una moto sin patente, al notar que eran seguidos por móviles municipales de Protección Ciudadana enviados por el Centro de Operaciones, se dieron a la fuga, pero fueron interceptados a las pocas cuadras. En su poder se encontró cocaína y clonazepam, por lo que ambos fueron llevados detenidos junto con la moto en la que circulaban.

Las cámaras de seguridad monitoreadas desde el Centro de Operaciones de San Fernando detectaron al filo de la medianoche en Chacabuco y Beltrán a dos motociclistas circulando en un vehículo sin patente, por lo que el centro de monitoreo dispuso un seguimiento con tres cámaras.

Pero al advertir el acercamiento de los móviles de Protección Ciudadana, ambos sujetos se dan a la fuga a la altura de Chacabuco y Oro, persiguiéndoselos con móviles durante diez cuadras, con seguimiento por varias cámaras.

Al llegar a Almirante Brown y las vías, uno de los móviles intercepta a la moto, y sus oficiales reducen y aprehenden al conductor, mientras que el acompañante se da a la fuga a la carrera, pero finalmente es detenido en Besares entre Almirante Brown y Miguel Cané.

Al primer aprehendido se le encontró en su poder estupefacientes -pastillas de clonazepam y tubos de cocaína- además de una suma de dinero en efectivo.

Ambos sujetos fueron trasladados detenidos a la comisaría primera de San Fernando, junto con el motovehículo secuestrado, informando al fiscal de turno y realizándose las actuaciones de rigor por Infracción a la Ley de Drogas.

En el hecho tomaron parte los móviles municipales de Protección Ciudadana números 161, 179, 183, 195, 197, 199, 201 y 203.

Cabe destacar que el sistema integral de Protección Ciudadana de San Fernando está compuesto por más de 60 móviles municipales, con su mantenimiento y suministros a cargo; más de 1200 cámaras de seguridad instaladas en la vía pública -en relación a 1 cada 130 habitantes- monitoreadas todos los días durante las 24 horas desde un moderno Centro de Operaciones; 12 postas policiales ubicadas en puntos estratégicos, con personal policial durante las 24 horas; 10 mil botones de pánico en hogares, escuelas, edificios públicos y comercios; y la potenciación de la iluminación de calles y veredas de todo el distrito.