El intendente Diego Valenzuela envió el proyecto a la provincia de Buenos Aires para que sea aprobado por el gobernador. La iniciativa contempla el ingreso al predio durante los fines de semana con medidas de seguridad e higiene.

Para que los vecinos puedan volver a visitar a sus seres queridos en el cementerio de Pablo Podestá, desde la Municipalidad presentaron un protocolo sanitario que busca habilitar la entrada al predio ubicado en Luis Ángel Firpo 9600.

Esta propuesta enviada a la provincia de Buenos Aires contempla las visitas bajo el cumplimiento de una serie de medidas de higiene y seguridad. “Entendemos que la gente necesita volver a tener su momento de reflexión, recuerdo y emoción junto a sus seres queridos”, explicó el intendente Diego Valenzuela.

El ingreso al cementerio estará permitido durante las mañanas de los fines de semana, sábados para quienes tengan documento finalizado en número par y domingos en número impar. Además, la entrada será obligatoriamente a pie y con tapabocas, respetando la distancia social de 3 pasos entre personas.

Habrá control de temperatura corporal por el personal municipal y los visitantes tendrán a disposición solución de agua con alcohol al 70 por ciento. Para mantener la distancia social se limitará la cantidad de personas y la permanencia máxima será de 15 minutos.

La presentación de este protocolo se suma a las obras que ya están en proceso y que buscan mejorar el cementerio para ofrecerles a los visitantes mejores instalaciones. Los trabajos incluyen la nivelación de terreno y el cerramiento del predio con un paredón para delimitarlo.

“En breve comienza el levantamiento del muro de contención que da al barrio Esperanza, esto nos va a permitir mejorar la seguridad y la parquización del Cementerio Municipal”, agregó el jefe comunal. “Esta puesta en valor es una obra que se realiza después de muchos años y que forma parte de las tareas de mantenimiento y reconfiguración de espacios que ya se venían realizando y que van a continuar en el futuro”, concluyó.