Había puesto una garita de vigilancia con custodia privada las 24 horas, para alertar el paso de la policía y «marcar» a los compradores.

Una mujer y varios integrantes de su familia fueron detenidos luego de 4 allanamientos por venta de droga realizados anoche en San Miguel. La cabecilla de la banda había sido puesta en libertad sin cumplir la totalidad de su condena a fines de mayo, beneficiada por la pandemia del coronavirus.

La banda utilizaba una curiosa estrategia para controlar el territorio. Habían colocado a unos 30 metros de su domicilio una «garita de vigilancia» con custodia privada las 24 horas para advertirles en caso de que la policía estuviera merodeando la zona. Además, le servían como «marcadores» para aceptar a los compradores que adquirían la sustancia.

Los allanamientos fueron realizados por la Subdelegación Departamental de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas de San Miguel, la Dirección General de Apoyo Policial y Judicial de la Secretaría de Seguridad municipal, personal de la comisaría tercera del distrito y el Grupo de Apoyo Departamental.

Al momento de la requisa, se encontraban realizando la «custodia» dos hombres mayores de edad, uno de los cuales era el ex esposo de la cabecilla y contaba con antecedentes penales.

La jefa de la banda, apodada “La gorda Andrea”, fue liberada a fines de mayo con el beneficio de la prisión domiciliaria y fue detenida anoche en el mismo lugar donde se la detuvo en primera instancia, por venta de estupefacientes, delito que continuó realizando tras su liberación.

En total se procedió a la aprehensión de 15 personas y al secuestro de 209 gramos de marihuana en un trozo compacto y varios envoltorios listos para su venta al menudeo y 1480 gramos de cocaína, elementos de corte y varias licuadoras que eran utilizadas para reducir los trozos compactos de cocaína a polvo y la suma de 22600 pesos en billetes de baja denominación.

Los detenidos quedaron alojados en la dependencia de Policía Bonaerense y a disposición de la Unidad Funcional de Instrucción 16 de San Martín.