Los manifestantes organizaron este lunes un “cacerolazo” desde las 18:30 en rechazo a la llegada del empresario kirchnerista a su vivienda en el barrio privado de Pilar.

Vecinos del barrio privado Ayres de Pilar impidieron el ingreso de Lázaro Báez a su vivienda donde debe cumplir su prisión domiciliaria. Organizaron una protesta desde la tarde de este lunes en rechazo a la llegada del empresario.

Los manifestantes comenzaron a congregarse alrededor de las 18:30 horas con cacerolas, carteles y banderas en la entrada del barrio ubicado en el kilómetro 43,5 de la autopista Panamericana.

“Medio país no votó mafia”, “Báez preso”, “La Corte Suprema debe salvar la república”, y “No es bienvenido”, fueron algunas de las frases escritas por los vecinos.

Tras varios intentos para ingresar al country, todos repelidos por los vecinos, la camioneta del Servicio Penitenciario que trasladaba al empresario tuvo que dar media vuelta y el empresario fue trasladado nuevamente a la cárcel.

La decisión de la Justicia

El Tribunal Oral Federal 4 ordenó “hacer efectiva la morigeración de las condiciones de detención de Lázaro Báez”.

En consecuencia, el empresario kirchnerista dejó este lunes el penal de Ezeiza en el que se encuentra detenido desde abril de 2016 para ir a su domicilio fijado, bajo monitoreo del Programa de Asistencia de Personas Bajo Vigilancia Electrónica del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

Además de las dos causas en las que se jugaba su salida de prisión, Báez se encuentra siendo juzgado en debate oral y público por supuesto lavado de activos a través de la firma “Austral Construcciones”, en maniobras calculadas en 55 millones de dólares.

El empresario también es uno de los imputados principales de la causa conocida como “Vialidad”, en la que se juzga si durante los años que gobernó el kirchnerismo se realizaron maniobras para direccionar la obra pública vial de Santa Cruz en favor de sus empresas.