Policías de la provincia de Buenos Aires volvieron a protestar hoy, por segundo día consecutivo, en distintas localidades bonaerenses en reclamo de un aumento salarial y mejores condiciones de trabajo. Hay malestar de la fuerza contra el gobierno provincial, que buscó calmar las aguas con un anuncio de un incierto aumento salarial.

Agentes de la fuerza se manifestaron en la cabecera provincial, el partido de La Plata, y también en ciudades del interior bonaerense y del Gran Buenos Aires, como Lomas de Zamora y Morón, donde bloquearon el tránsito, hicieron sonar las sirenas de sus patrulleros y encendieron fuegos artificiales.

Otra masiva protesta se llevó adelante frente al Centro de Coordinación Estratégica de la Policía de la Provincia, en La Matanza, en el cruce de Riccheri y Camino de Cintura, en lo que es conocido como Puente 12, donde horas antes funcionarios provinciales habían anunciado aumentos salariales en una rueda de prensa.

Hubo además concentraciones en San Miguel, Malvinas Argentinas, Pilar, José C. Paz, Moreno, Quilmes, Florencio Varela, Avellaneda, San Fernando, San Martín y Tres de Febrero, entre otros distritos.

Acompañados por familiares en varias de las manifestaciones, los efectivos dijeron que cobran 40 pesos por hora, y piden un aumento salarial del 56 y 64 por ciento, dependiendo los escalafones y los básicos de cada jerarquía. Al mismo tiempo, reclamaron mejores condiciones laborales.

Los uniformados también exigen que no haya represarías a quienes se unan a la protesta y el derecho a la sindicalización. Buscan además un incremento de las horas, y solicitan que sean abonadas en tiempo y forma esas horas, algo que, aseguran, no estaría sucediendo.

Otros de los reclamos son equipos de trabajo e uniforme, patrulleros en condiciones, capacitación permanente, derecho a la vivienda digna, y la no obligatoriedad de adherirse a la obra social de los trabajadores del Estado provincial.

La protesta se llevó adelante horas después de que el gobierno de Axel Kicillof anticipara que otorgará en los próximos días una “mejora salarial importante”, después de que se iniciara este lunes el reclamo de los efectivos en la Provincia.

El Ejecutivo bonaerense indicó que el aumento “estaba previsto y planeado” con anterioridad debido al “atraso de un 30 por ciento que hubo entre 2016 y 2019” en los ingresos de los uniformados. “Queremos adelantar que esta semana se va a anunciar una mejora salarial importante para la Fuerza. Todavía no está definido el porcentaje del incremento. Lo estamos trabajando con las readecuaciones presupuestarias”, señaló el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, acompañado por el ministro de Seguridad provincial, Sergio Berni.

El anuncio no pareció satisfacer a los uniformados. “Si no dan los números esto puede terminar mal. Puede haber un paro. El policía quiere saber cuánto va a cobrar a fin de mes”, sostuvo Nicolás Masi, líder del Sindicato Policial Buenos Aires, una agrupación que no tiene reconocimiento legal como gremio. “Nosotros pedimos 60 mil pesos para el sueldo de policía, que es que el recién ingresa. No estamos pidiendo algo descabellado. Hoy cobran 34 mil pesos y los obligan a hacer horas extras porque no hay policías para prestar servicio”, agregó.

Pese a algunas amenazas internas vinculadas a actuaciones administrativas contra el personal en actividad que identifiquen en las manifestaciones, los miembros de la Policía bonaerense dejaron en claro que continuarán con las protestas hasta que tengan “aprobados y firmados todos sus requerimientos”.