Pertenecen a la Terapia Intensiva del Hospital de Trauma. «Si no nos cuidamos, para los que tengan factores de riesgo puede ser mortal», aseguran.

Siendo acreedor de la Terapia Intensiva más grande la provincia de Buenos Aires, el sistema de salud de Malvinas Argentinas es uno de los municipios que debió maximizar exponencialmente sus esfuerzos para dar un paso al frente de línea y brindar respuestas ante la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

En el caso de los profesionales médicos, enfermeros, camilleros, trabajadores de maestranza y el resto de los trabajadores de los hospitales abocados a la emergencia sanitaria, su gran esfuerzo y sacrificio es notorio. No sólo por ser quienes se enfrentan y exponen a diario frente al virus, sino porque se han visto forzados a multiplicar esfuerzos para atender acorde al pasar el tiempo, a más y más infectados.

Así, integrantes de la Terapia Intensiva del Hospital de Trauma malvinense se pronunciaron con pesar, sobre la multiplicación creciente de personas que se ven en espacios públicos y locales gastronómicos ignorando los protocolos y cuidados que se advierten desde casi todos los estamentos del Estado nacional, provincial y municipal. Ante la consulta por la aglomeración de personas en espacios al aire libre pero sin respetar distanciamiento, brindaron su opinión.

«Lo que vimos nos desmoraliza bastante», comenta la doctora Emilce Palacios, jefa del servicio de Emergencias del Hospital de Trauma, y agrega: «La mayoría de las personas ya tiene algún conocido que la pasó mal. Si tienen que salir a trabajar, que lo hagan con todos los recaudos y el que no tiene que hacerlo, debe quedarse en casa, ser solidario con los demás y con uno mismo. Esto se trata de algo grave».

El doctor Saúl Patzy, quien contrajo coronavirus y ya se reincorporó a sus funciones, se refirió a la situación que están viviendo los trabajadores de la salud: «Somos médicos a los que esta enfermedad nos ha tratado bastante mal, sobre todo por el estado de gravedad con el que llegan los pacientes. La enfermedad no distingue a las personas, y sobre todo son los médicos de terapia intensiva, los que se contagian, y eso demanda mayor trabajo en los médicos sanos. Tenemos que cuidarnos entre todos, y cuidar sobre todo al personal que los va a atender, cada día que pasa somos menos y estamos agotados».

También, el doctor Ángelo Gutiérrez, médico terapista y vecino de Malvinas Argentinas, aseguró: «Salir de casa para luego llegar al hospital y ver pacientes graves, críticos, luchando por su vida, y nosotros dándolo todo, para luego salir a la calle y ver a gente que no está cumpliendo con el aislamiento obligatorio, nos da mucha decepción. Por momentos sentimos que hay gente que no valora todo el esfuerzo y sacrificio que estamos haciendo».

Atendiendo a la delicada situación que afronta nuestra sociedad en su conjunto, desde el sistema de salud de Malvinas Argentinas, se hace un nuevo llamado a la conciencia y responsabilidad ciudadana. Se aconseja maximizar cuidados, y en el caso de ser posible, continuar con el aislamiento social, preventivo y obligatorio; mantener la distancia social; circular en los espacios públicos sin detenerse ni sentarse; no compartir el mate y bebidas; utilizar barbijo o tapaboca; lavarse frecuentemente las manos; utilizar alcohol para higienizar las manos; y evitar tocarse la cara.