Quienes asistan deberán estar supervisados por instructores o profesores. El gimnasio deberá hacer cumplir el diagrama de flujo ENTRAR-ENTRENAR-SALIR, que impide el uso de vestuario y la permanencia en el lugar. Los propietarios deben solicitar la habilitación a través de la web oficial.

El Municipio de San Isidro habilitó desde este lunes el funcionamiento de gimnasios, a dos semanas de haber permitido la práctica de deportes individuales y, también en este caso, con un protocolo específico de funcionamiento. Los establecimientos deberán pedir habilitación vía web, antes de abrir sus puertas.

«Los últimos meses nos estuvimos reuniendo con los propietarios de gimnasios, evaluando de qué manera se podía volver a la actividad en medio de esta pandemia. Estamos contentos con el protocolo que establecimos, porque al mismo tiempo que protege a trabajadores y usuarios, permite que los vecinos vuelvan a la actividad física, algo que también hace bien a la mente», afirmó el intendente Gustavo Posse.

El secretario de Inspección, Registros Urbanos y Tránsito, Walter Pérez, adelantó: «Los propietarios ya conocen el protocolo y en los próximos días iremos inspeccionando los lugares para habilitarlos o comprobar que se cumplan los requisitos, según el caso».

La normativa establece requisitos para los asistentes y para los gimnasios. En el primer caso, se indica que deben estar bajo la supervisión de un profesor o instructor; deben presentar un certificado médico de aptitud; no pueden realizar ninguna actividad física de contacto; y que no pueden permanecer en el establecimiento ni usar los vestidores.

Para los gimnasios, el protocolo estipula, entre otras condiciones, que no se permitirán clases colectivas; que deberán tener ventilación natural; que podrán funcionar de lunes a viernes de 07 a 22 y los sábados, de 07 a 19; y que no podrán funcionar domingos y feriados.

También deberán completar en la web del Municipio un formulario en el que se solicita un croquis del lugar.

El diagrama de funcionamiento será ENTRAR-ENTRENAR-SALIR, y los espacios tendrán que tener protocolo de higiene y seguridad propios.

Otras normativas que deberán cumplir, son respetar la capacidad máxima permitida por el Municipio en función de los metros cuadrados del lugar, es decir una persona cada 10 metros cuadrados en gimnasios con espacios al aire libre y una persona por cada 25 metros cuadrados en gimnasios con espacios cerrados con ventilación natural; realizar una hora de corte para desinfección e higienización del lugar; respetar el distanciamiento de 5 metros por persona; y limitar el uso del baño a cuestiones sanitarias específicas, y sanitizar los mismos tras cada uso.

Los gimnasios deberán ingresar a la web municipal y solicitar la habilitación correspondiente, que se realiza llenando un formulario y adjuntando una documentación que luego verifica la Secretaría de Inspección, Registros Urbanos y Tránsito, en el lugar.