El gobierno nacional extendió el cobro de la asignación estímulo de 5000 pesos destinada al personal de la salud afectado a la atención del coronavirus que cumple tareas efectivas en instituciones del sistema público, privado y de la seguridad social para los meses de agosto, septiembre y octubre, y amplió el universo de beneficiarios.

Los ministros de Salud, Ginés González García, y de Trabajo, Claudio Moroni, realizaron el anuncio esta mañana mediante una conferencia de prensa desde la Casa Rosada acompañados por el secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Sanidad, Héctor Daer.

«Es un estímulo absolutamente necesario para el enorme esfuerzo que están haciendo los trabajadores de salud, aunque nada compensa ni el esfuerzo ni los riesgos», afirmó González García, y consideró: «Son los verdaderos héroes de esta circunstancia».

En tanto, Moroni señaló: «Esperamos mantener esta asistencia el tiempo que sea necesario porque seguimos en la pandemia y los trabajadores del sector de la salud son fundamentales y se están comportando de un modo inobjetable». «Si bien es uno de los sectores que tiene mayor cantidad de afectados por la pandemia, todos los protocolos se están cumpliendo adecuadamente y, en comparación con otros países, la afección es menor», resaltó el titular de la cartera laboral.

A su vez, Daer remarcó: «Este es un paso más que da el gobierno en el sentido de sostener toda la tarea que vienen llevando adelante los trabajadores del sistema de salud público y privado que enfrentan la pandemia». «Este incentivo muestra el reconocimiento que tenemos por parte del Estado nacional con gestos concretos que tienen que ver con acompañar a los trabajadores, y se suma a toda una infraestructura de instrumentos que se pusieron a disposición para sostener el empleo, los ingresos y la sobrevida de la mayoría de los argentinos», añadió.

De esta manera, el gobierno nacional extendió el beneficio que regía para los meses de abril, mayo, junio y julio a través del decreto presidencial 315/2020.

La totalidad de los trabajadores que percibieron la asignación ha ido en ascenso, 434.253 en abril, 510.229 en mayo, 545.790 en junio y 558.626 en julio, con una inversión del Estado nacional cercana a los 10 mil millones de pesos.

La ampliación del decreto incluye a los trabajadores de internación se los sistemas público y privado, geriátricos, análisis clínicos, emergencias y traslados y de atención primaria del sector público. Así, la proyección de beneficiarios para agosto asciende a las 675.790 personas.

La asignación es de carácter no remunerativa y abarca a los profesionales, técnicos y técnicas, auxiliares y ayudantes en relación de dependencia que presten servicios en forma presencial y efectiva abocados al manejo de casos relacionados con la pandemia de COVID-19.

El gobierno nacional ha establecido diversos beneficios al personal de la salud en el marco de la pandemia del coronavirus, tales como la incorporación de profesionales y el programa de profesionales itinerantes por el cual se trasladaron más de 530 para reforzar el sistema de salud de otras jurisdicciones.

También beneficios impositivos, como la exención transitoria en Ganancias en horas extras y guardias, e incentivos económicos de capacitación para residentes, el registro de voluntariados y la implementación del servicio de consultas médicas por videollamada.

En total, la inversión en incentivos al personal asciende a 8200 millones de pesos por parte de la cartera sanitaria, que se complementa con la distribución en todo el país de más de 2,5 millones de barbijos, casi 300 mil máscaras protectoras, casi 750 mil camisones y mamelucos y más de 14,7 millones de guantes.