Lo había pedido el intendente Gustavo Posse junto con la presentación de protocolos de seguridad. Desde el gobierno de la provincia de Buenos Aires contestaron que se requiere baja o nula transmisión del virus.

El gobierno de la provincia de Buenos Aires, a través de su Dirección General de Cultura y Educación, denegó el regreso de clases presenciales en San Isidro.

La semana pasada, el intendente Gustavo Posse informó que el Municipio había enviado al gobierno provincial un protocolo detallado y una solicitud para que en el distrito de San Isidro, que concentra el 40 por ciento de la educación pública y privada de la Provincia, los chicos vuelvan a las aulas.

Desde la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires enviaron una carta al intendente que firma su titular, María Agustina Vila, en la que explica que «las experiencias recabadas a nivel internacional y las experiencias transitadas a la fecha en nuestro país, permiten arribar a las siguientes conclusiones», y detalla “que la contención de la circulación comunitaria es un factor clave para evitar que el desplazamiento y la permanencia de estudiantes y docentes en las escuelas conviertan a esta población en vectores de contagio”.

En la nota también aclara que “las medidas de protección sanitaria e higiene son insuficientes por sí mismas si no se cuenta con el piso básico de contención comunitaria del virus”; y que “una vez que la circulación comunitaria del virus se logra contener a niveles bajos o nulos es posible aplicar protocolos sanitarios y lineamientos de gradualidad que conduzcan a una reapertura de los establecimientos educativos para el desarrollo progresivo de encuentros presenciales”.

Posse, que volvió a explicar que no puede habilitar el comienzo de las clases ya que las escuelas públicas y privadas dependen de Provincia, respondió: «En la carta, la directora General de Cultura y Educación explica que las clases presenciales sólo podrán volver cuando el nivel de transmisión comunitaria sea bajo o nulo, según lineamientos del Consejo Federal de Educación, por lo que en San Isidro y en cualquier localidad en la que no haya baja o nula transmisión comunitaria, no se podrá hacer el regreso presencial a clase».

Y añadió: «Yo sostengo que si esas son las condiciones, entonces estamos ante un escenario que podría suspender el regreso presencial a las aulas sin ninguna certeza de tiempo, ya que como vimos el virus no ha podido ser controlado a niveles bajos o nulos en casi ningún lugar del mundo».

El jefe comunal recordó que el protocolo presentado fue realizado siguiendo el procedimiento establecido por Provincia. E insistió: «Sigo pensando que lo importante es aprender a convivir con el coronavirus y con protocolos muy estrictos, permitir la vuelta a la normalidad de las distintas actividades que hacen a la salud económica, física y mental de una población. Incluida la vuelta presencial a las clases».

El intendente de San Isidro adelantó que van a continuar las conversaciones con las autoridades provinciales para que puedan regresar las clases.