El gobierno nacional anunció esta tarde una serie de medidas económicas para los sectores de la industria, del agro y de la construcción con el objetivo de potenciar la producción y las exportaciones con alto valor agregado. En ese marco, el ministro de Economía, Martín Guzmán, aseveró que «necesitamos generar fortalezas, buscando acumular reservas”, y que “estabilizar a la economía argentina es un proceso, hay que ir a la velocidad que corresponde».

«Estos anuncios tienen que ver con la hoja de ruta que hemos venido marcando para propiciar la recuperación económica de nuestro país», sostuvo Guzmán, al hacer el anuncio en una conferencia de prensa desde Casa Rosada junto a sus pares de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; y de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra.

«Hoy por ejemplo, la recaudación tributaria ha experimentado una variación interanual positiva en términos reales, es decir, los recursos tributarios interanualmente en septiembre han crecido por encima de la inflación, lo que muestra que la economía está yendo en una dirección, aun con todos su problemas, que da lugar al optimismo sobre la recuperación a la que se apunta», consideró Guzmán.

Y afirmó que el gobierno busca «promover sectores clave para el desarrollo de bienes exportables y promover el mercado interno, en particular promover la construcción, que es un sector que va a jugar un rol clave en la recuperación económica».

El ministro de Economía además destacó que las medidas presentadas se toman «respetando un marco integral macroeconómico de consistencia en el cual se respeta lo fiscal, se respetan los planes presupuestarios y al mismo tiempo se busca fortalecer el frente externo, se busca fortalecer las reservas internacionales del país, de modo de ir generando mayor estabilidad que nos permitan tener un ambiente más propicio para generar empleo, para la producción y para el desarrollo en general».

A la conferencia asistieron además la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca; el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz; la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, y los secretarios de Relaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme; de Minería, Alberto Hensel; y de Industria, Ariel Schale. En tanto, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, encabezó la reunión de funcionarios previa a los anuncios.

Para el sector industrial se prevé un aumento en los reintegros a las exportaciones en función del valor agregado; la reducción y/o adecuación de derechos de exportación en posiciones determinadas; y la eliminación de derechos de exportación para las exportaciones automotrices incrementales extra Mercosur.

En tanto, para el sector minero, se reglamentará lo establecido por la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, un tope del 8 por ciento para los derechos de exportación de los metales.

Esas medidas buscan fomentar la industria y el empleo de calidad, desalentar la primarización de la economía y diversificar y complejizar la canasta exportadora. Entre los sectores beneficiados se encuentran: automotriz, carnes, calzado, electrodomésticos, electrónica, textil, informática, juguetes, automotriz, vitivinícola, muebles, químicos y equipamiento médicos, y otros.

En cuanto al agro, Guzmán indicó que para los derechos de exportación «del poroto de soja habrá una baja transitoria del 33 al 30 por ciento en el mes de octubre, para converger a 33 por ciento en el mes de enero». Y precisó que «el resto de los productos del complejo sojero y con mayor valor agregado tendrán bajas más importantes de los derechos, cercanos al 27 por ciento en octubre para algunos aceites».

También se destinarán hasta 11 mil 550 millones de pesos en compensaciones y estímulos a pequeños productores de soja y cooperativas, y se reducen las alícuotas de forma transitoria tanto para las ventas al exterior de grano de soja como para sus principales derivados. Y para el biodiésel se reduce la alícuota de exportación del 30 por ciento al 26 por ciento en octubre y al 29 por ciento en noviembre.

Además, el gobierno convocó para el 14 de octubre al Consejo Agroindustrial para trabajar en pos de una ley que apunte a aumentar la producción, a incrementar el valor agregado y la diversificación.

Para la industria de la construcción, el gobierno trabaja en dos proyectos de ley. Uno es de beneficios impositivos para estimular la inversión en proyectos nuevos a través de la exención durante tres años sobre los activos financieros que se apliquen a nuevas construcciones y el diferimiento del pago del Impuesto a las Ganancias y del Impuesto sobre las Transferencias de Inmuebles correspondiente al aporte de un inmueble a un proyecto de construcción hasta el momento de finalizada o cobrada la obra.

Además, se creará un Fondo Fiduciario de Cobertura y Promoción para brindar sustentabilidad al sistema de Crédito Hipotecario, que será autosustentable y se financiará con aportes de las entidades financieras y con una porción de la cuota del crédito. El fondo será administrado por la Agencia Hipotecaria Argentina, que se crea con el objetivo de promover el crédito hipotecario bancario y movilizar el ahorro nacional.

Por otra parte, se continuará trabajando en planes exportadores para sectores específicos con potencial y con posibilidades de sustituir importaciones para ahorrar divisas y generar empleo. Entre esos sectores se destacan carnes, vinos, economía del conocimiento, automotriz, petróleo y gas, foresto industrial, textil, calzado, minería y metalmecánica.

Los funcionarios estuvieron acompañados los presidentes de la Cámara de la Construcción, Néstor Iván Szczech; de la Unión Industrial Argentina, Miguel Acevedo; de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina, Gustavo Idígoras; de Confederaciones Rurales, Dardo Chiesa; de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros, Alberto Carlocchia; y de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires y vocero del Consejo Agroindustrial, José Martins.