El Municipio logró duplicar la cantidad de materiales no reutilizables que fueron separados por vecinos para confeccionar tablas plásticas ecológicas, como parte del plan integral Eco Sanfer. Ya se reciclaron en total 8 toneladas de “botellas de amor” y próximamente se sumarán 12 nuevos contenedores exclusivos. “Estamos muy contentos porque hemos recolectado el doble de residuos que la última vez y la participación de los vecinos comprometidos en cuidar el medio ambiente es muy satisfactoria”, expresó la subsecretaria Eva Andreotti.

San Fernando sigue llevando adelante acciones de cuidado del medio ambiente reciclando y sumando puntos de acopio, como parte del plan integral Eco Sanfer. La exitosa iniciativa ya cuenta con más de 300 contenedores y 50 campanas de reciclaje. El Municipio tiene un punto exclusivo de “botellas de amor” ubicado en Brandsen 675 y próximamente se sumarán 12 nuevas campanas que estarán distribuidas en toda la ciudad. Hasta el momento ya se reciclaron 8 mil kilogramos en total de plásticos de un solo uso.

La subsecretaria de Desarrollo Social y Políticas Ambientales, Eva Andreotti, explicó: “Estamos realizando el segundo envío de ‘botellas de amor’ a la planta de reciclado en Bernal, estamos muy contentos porque hemos juntado el doble que la última vez y la participación de todos los vecinos comprometidos en cuidar el medio ambiente es muy satisfactoria. Les agradezco a todos porque es importante que nos sumemos, es la única manera de solucionar el problema de los plásticos de un solo uso, que cuesta visibilizar pero que existe y es muy grave para el planeta”.

En ese sentido, destacó: “Esta iniciativa es importante porque estos residuos no tienen destino en el reciclado si no es dentro de la ‘botella del amor’, así evitamos que los papeles plásticos terminen en el desecho de la Ceamse y de esta forma tienen un segundo uso porque se puede transformar en madera plástica, muebles y diferentes materiales para la construcción”.

“En esta botella van todos los reciclados de un solo uso, los pueden distinguir con el logo en la parte de atrás de los paquetes de galletitas o fideos y van a encontrar una numeración del 1 al 7 lo que indica que puede ir dentro de la botella. Se pueden colocar palitos de chupetín, sorbetes, blíster de medicamentos sin la parte metálica, cepillos de dientes o potes de lácteos limpios”, detalló la funcionaria.

Y por último, remarcó: “Estas acciones son parte de una política integral que viene llevando a cabo el Municipio respecto al medioambiente, tanto con el reciclado de ‘botellas de amor’ como de plástico, vidrio, cartón y papel. También realizamos un convenio con el Hospital Garrahan donde recolectamos tapitas y papeles en todas nuestras dependencias y sumado a eso todo el programa de huertas municipales que estamos impulsando”.