A la indignidad de vivir en barrios abandonados, sin servicios básicos como asfalto, desagües, iluminación o seguridad ciudadana, se suma la desidia del gobierno paceño en sectores del distrito donde el agua corriente llega a las casas a través de bombas municipales. “No tenemos agua hace días y el Municipio no hace nada”, dicen los vecinos.

“Es una bomba para 700 casas, se le quemaron los cables y el Municipio dice que tiene q venir quien la instaló a repararlo, mientras estamos sin una gota de agua desde hace días”, cuenta una vecina en contacto con Conurbano Digital.
Ocurre en el barrio León, de José C. Paz, donde, como ocurre en otras localidades, el servicio de agua corriente no lo brinda AySA sino la Comuna con una perforación y bombeo.

La particularidad, cuentan los vecinos, está en que los terrenos donde está ubicada la bomba se encuentran usurpados hace años, y la Justicia no avanza en el desalojo. El predio “era para una salita, un jardín y una escuela para el barrio, fue usurpado y ahora venden las parcelas por Facebook”, denuncian.