El sospechoso de matar a balazos ayer a un policía bonaerense durante una discusión frente a una plaza de la localidad bonaerense de Billinghurst, partido de San Martín, fue identificado en las últimas horas por los pesquisas y la principal sospecha es que se confundió de persona al atacar al efectivo porque pensó que lo había burlado, informaron hoy fuentes judiciales. Horas después, se entregó a la Justicia.

La identificación surgió de la declaración de un hombre que se hallaba junto al policía Fernando Ezequiel Palavecino, de 26 años, al momento del ataque, quien aseguró que reconoció a la mujer que acompañaba al agresor.

Según ese testigo, a esa mujer la conoce de otro barrio del partido de San Martín y, tras el hecho, la rastreó por las redes sociales, donde encontró fotos de ella junto al agresor, dato que aportó a los investigadores.

Horas después, el sujeto se entregó en sede judicial y fue identificado como Gonzalo julián Pinto, de 25 años, domiciliado en la localidad de Billinghurst. Quedó detenido en el marco del delito en investigación, y trascendió que cuenta con antecedentes por robo e infracción a la Ley de Drogas.

Sobre las circunstancias del ataque, voceros judiciales dijeron a Télam que aparentemente se trató de una discusión que surgió «por error» cuando el agresor pensó que el policía y las personas que lo acompañaban -un hombre y otra efectivo de la fuerza- se burlaron de él.

“Alrededor de las 23 de la misma noche, habían tenido un cruce de palabras porque el agresor pensó que lo habían burlado y le habían gritado algo y se confundió de gente”, explicó una fuente vinculada a la causa.

El hecho ocurrió ayer a la madrugada en la esquina de Primera Junta y Rivadavia, de Billinghurst cuando Palavecino, quien era policía de Tres de Febrero, se encontraba de franco y vestido de civil, y acompañado de una mujer, quien también presta servicios en la Policía Local de Tres Febrero, y otro hombre a bordo de un Chevrolet Onix color oscuro.

De acuerdo a lo que se pudo observar en las imágenes de una cámara de seguridad del lugar, estas tres personas charlaban juntas cuando un auto marca Fiat Palio azul grisáceo se detuvo justo en la esquina y del mismo descendió una pareja.

En esas circunstancias, esta pareja se acercó a las otras tres personas y mantuvieron una discusión, tras lo cual los ocupantes del Fiat Palio abandonaron el lugar.

Sin embargo, minutos después, ese auto regresó hasta donde se encontraba Palavecino y un hombre que descendió del vehículo extrajo un arma de fuego y disparó contra el policía, quien recibió un disparo en la cabeza, mientras que sus dos acompañantes resultaron ilesos, dijeron los informantes.

En tanto, un chico que se encontraba en la plaza y era ajeno a la situación resultó herido de un tiro en un glúteo, aunque está fuera de peligro.

Tras los disparos, el agresor escapó en el auto, mientras que el policía fue trasladado de urgencia al Hospital Eva Perón de San Martín, donde murió poco después a raíz de las heridas sufridas.

Los peritos secuestraron en la escena del crimen la pistola reglamentaria de Palavecino, la cual quedó tirada a unos dos metros de él, en el piso y sin alcanzar a ser disparada.

Las fuentes señalaron que se incautaron, además, dos vainas servidas calibre 11.25, el Onix y el celular de la víctima, que también quedó tirado sobre el asfalto cerca de la pistola y el propio oficial baleado.

El hecho, caratulado como «homicidio agravado por el uso de arma de fuego», es investigado por el fiscal Fabio Cardigonde, de la Unidad Funcional de Instrucción 7 del Departamento Judicial San Martín.