El presidente Alberto Fernández encabezó hoy, en Casa Rosada, la firma de contratos de préstamo y garantía para la puesta en marcha de la segunda etapa del Plan de Manejo Integral de la Cuenca del Río Luján, y el Programa Regional de Transporte Eléctrico de la Provincia de Buenos Aires, que contarán con un desembolso parcial del Banco de Desarrollo de América Latina.

«Este crédito está destinado a mejorar la vida de la gente, y su único propósito es desarrollar infraestructura para mejorar esas vidas», afirmó el mandatario desde el Salón de las Mujeres, donde estuvo acompañado por el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof; el ministro del Interior, Eduardo de Pedro; y el representante del Banco de Desarrollo de América Latina en Argentina, Santiago Rojas.

El jefe de Estado indicó que el préstamo «es altamente ventajoso por su taza razonable porque podemos asumir el compromiso», al tiempo que explicó: «La cuenca del Río Luján ha sido siempre un problema y los afectados siempre fueron los más humildes, los más empobrecidos y necesitados, que vivían allí porque no tenían otra oportunidad».

En ese sentido, recordó que el crédito del organismo ya había sido otorgado durante el gobierno anterior, que no siguió con el proyecto por lo que «uno se da cuenta de lo inexplicable y de cuáles fueron las urgencias durante los últimos cuatro años en la Argentina», dijo, y reflexionó: «Con todo para hacer, nada hicieron».

Acompañaron al mandatario durante la firma el subsecretario de Relaciones Financieras Internacionales para el Desarrollo, Christian Asinelli; y los intendentes de Luján, Leonardo Boto; Mercedes, Juan Ignacio Ustarroz; Pilar, Federico de Achával; y Suipacha, Alejandro Federico.

En tanto, el gobernador bonaerense afirmó que «la firma de estos convenios es un acto de mucha importancia porque estamos hablando de una cuenca que presentó muchísimos perjuicios sobre pueblos, localidades y sobre la producción que se encontraba allí».

Sobre el desarrollo del proyecto para el transporte eléctrico en la Provincia, Kicillof expresó que las obras «traen a los que viven allí y a la industria y la producción algo tan básico como la energía, que es una cuestión básica», y agradeció al gobierno nacional y a los funcionarios del Banco de Desarrollo de América Latina por «un crédito que le sirve a la Provincia y a la Argentina».

El proyecto para la implementación del Plan de Manejo Integral de la Cuenca del Río Luján tiene un plazo de ejecución de cuatro años, y consiste en la realización de obras de infraestructura para prevenir las crecidas y controlar los caudales del río Luján en los municipios de Chacabuco, Luján, Mercedes, San Andrés de Giles y Suipacha.

El desarrollo beneficiará directamente a 154 mil habitantes, e indirectamente a 2,65 millones de personas que residen en los demás municipios de la cuenca, Campana, Escobar, Exaltación de la Cruz, José C. Paz, General Rodríguez, Malvinas Argentinas, Moreno, Pilar, San Fernando y Tigre.
Tendrá una inversión de 155,4 millones de dólares, de los cuales 120 millones serán aportados por el organismo multilateral de crédito, y 35,4 millones por la Provincia.

Por su parte, el Programa Regional de Transporte Eléctrico de la Provincia de Buenos Aires prevé una inversión de 138,5 millones de dólares, con un financiamiento del Banco de Desarrollo de América Latina por 100 millones, y un aporte provincial de 38,5 millones. Su plazo de ejecución es de cuatro años, y aumentará la eficiencia a la vez que reducirá los costos de abastecimiento de energía eléctrica.

Asimismo, prevé la puesta en marcha de obras en alta tensión, y el tendido de 114 kilómetros de líneas de transmisión, que beneficiarán a más de 190 mil habitantes de Chivilcoy, Guaminí, Necochea y San Andrés de Giles.

Los gobiernos nacional y provincial trabajan en conjunto con el Banco de Desarrollo de América Latina en materia de financiamiento de obras hídricas y agua potable, conectividad vial, infraestructura productiva y educativa, y construcción de corredores viales.