El presidente Alberto Fernández envió al Congreso para su tratamiento un proyecto de ley para legalizar la interrupción voluntaria del embarazo y garantizar que el sistema de salud permita su realización y otra iniciativa para establecer el Programa de los Mil Días, con el objeto de fortalecer la atención integral de la salud de la mujer durante el embarazo y de sus hijos e hijas en los primeros años de vida.

En un mensaje grabado que difundió a través de sus redes sociales, el presidente aseguró que los proyectos buscan que «todas las mujeres accedan al derecho a la salud integral».

«Mi convicción, que siempre he expresado públicamente, es que el Estado acompañe a todas las personas gestantes en sus proyectos de maternidad. Pero también estoy convencido que es responsabilidad del Estado cuidar la vida y la salud de quienes deciden interrumpir su embarazo durante los primeros momentos de su desarrollo», expresó.

Y señaló que la criminalización de la interrupción del embarazo no es efectiva: «Solo ha permitido que los abortos ocurran clandestinamente en cifras preocupantes. Cada año se hospitalizan alrededor de 38 mil mujeres por abortos y desde la recuperación de la democracia murieron más de 3 mil mujeres por esa causa», detalló.

Además, el mandatario afirmó que la legalización «no aumenta la cantidad de abortos ni los promueve», sino que «salva vidas de mujeres y preserva sus capacidades reproductivas, muchas veces afectadas por abortos inseguros». «Solo resuelve un problema que afecta a la salud pública», remarcó.

El presidente citó los casos de Ciudad de México y Uruguay, donde la cantidad de abortos y las muertes causadas por ellos disminuyó a partir de la legalización. «Brindando cobertura en el sistema de salud también se facilita el acceso a métodos anticonceptivos para prevenir embarazos no intencionales», explicó.

También consideró que «el aborto no implica una carga extra para el sistema de salud», ya que «los procedimientos validados y que se utilizan con estándares de la OMS, son en su mayoría ambulatorios, no quirúrgicos y farmacológicos».

«El debate no es decirle sí o no al aborto. Los abortos ocurren en forma clandestina y ponen en riesgo la salud y la vida de las mujeres que a ellos se someten. Por lo tanto, el dilema que debemos superar es si los abortos se practican en la clandestinidad o en el sistema de salud argentino», sostuvo.

El jefe de Estado también indicó que «las mujeres más vulnerables y en situación de pobreza son las mayores víctimas de nuestro sistema legal» porque «deben someterse a prácticas inseguras por no poder costear lo que un aborto implica».

En cuanto al Programa de los Mil Días, indicó que «busca bajar la mortalidad, malnutrición y desnutrición, además de prevenir la violencia protegiendo los vínculos tempranos, el desarrollo emocional y físico y la salud de manera integral de las personas gestantes y de sus hijos e hijas hasta los 3 años de vida».

Establece una nueva Asignación por Cuidado de Salud Integral que consiste en el pago de una Asignación Universal por Hijo a concretarse una vez por año para ayudar al cuidado de cada niño o niña menor de tres años.

Al mismo tiempo, se extenderá la Asignación Universal por Embarazo, que pasaría de tener 6 mensualidades a 9, para abarcar la totalidad de la gestación. Y se ampliará el pago por Nacimiento y por Adopción a las personas beneficiarias de la Asignación Universal por Hijo, que hasta ahora están excluidas de este beneficio.

El programa también prevé la provisión pública y gratuita de insumos esenciales durante el embarazo y para la primera infancia, coordinando y ampliando los programas existentes, y la creación del Sistema de Alerta Temprana de Nacimientos y el Certificado de Hechos Vitales con el objeto de garantizar el derecho a la identidad de las niñas y niños recién nacidos.

«Propongo un debate franco que se desarrolle en el marco del diálogo democrático», afirmó, y pidió: «Cuidemos el respeto hacia quien piensa de una manera distinta a la propia. Las diferencias nos hacen una sociedad plural y enriquecen la democracia que tanto esfuerzo nos costó consolidar».