El intendente Lucas Ghi acompañó el lanzamiento del Plan de Reactivación e Inclusión Financiera para Pymes, encabezado por el ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas; y el ministro bonaerense de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica, Augusto Costa. El presidente, Alberto Fernández, participó de la manera virtual. El acto se llevó a cabo en la fábrica TACSA, en Hurlingham, junto al intendente Juan Zabaleta, y otros intendentes e intendentas.

Este programa, que tiene como eje central la reconstrucción productiva del país, contará con cuatro líneas de créditos para la inversión productiva de proyectos de mediano y largo plazo del sector industrial, agroindustrial y de servicios. El monto total que destinará el Estado nacional será de 57 mil 500 millones de pesos.

Al concluir el anuncio, el jefe comunal de Morón expresó que “la política tiene que estar orientada a volver a generar las condiciones para la producción, el trabajo y el empleo”. “El Estado ha decidido que ese desarrollo se genera a partir de políticas públicas activas, poniendo inversión pública al servicio, por un lado, de las empresas pymess, que son el motor de nuestro mercado interno, y por otro, generando una cantidad de instrumentos crediticios que van a ser extremadamente bien valorados y capitalizados por cada una de las pymes. Y podrán traducir ese acceso al crédito a capital del trabajo, nuevas unidades de negocio y, consecuentemente, más empleo e integración territorial, productiva y social, que es lo que necesitamos”, remarcó.

El plan incluirá créditos directos a través del Fondo de Desarrollo Productivo y financiamiento de las bancas pública y privada. Además, el ministro de Desarrollo Productivo de la Nación informó que todas las líneas contarán con tasas subsidiadas de entre el 18% y 25%.

Por su parte, el presidente de la Nación destacó que “las pequeñas y medianas empresas son las que crean el trabajo en la Argentina y tenemos que promover que la producción crezca para que las y los argentinos lleven el sustento diario a su familia”. “Debemos buscar la mejor manera de vigorizar ese desarrollo económico en la Argentina y, en eso, el Estado debe estar muy presente porque vimos lo que pasó cuando todo quedó en manos de los mercados, lo que fue en detrimento del desarrollo de las pequeñas y medianas empresas y solo favoreció la acumulación de más ganancias por parte de los grandes monopolios y oligopolios”, añadió.

En este sentido, el ministro Kulfas señaló: “Este plan es muy importante. Estamos hablando de 60 mil millones de pesos que forman parte de un plan mucho más grande. Estamos hablando de, primero, inclusión financiera para empresas micros y pequeñas que nunca acceden a créditos tradicionales y que ahora pueden acceder, líneas de créditos con la banca pública y privada para proyectos de inversión, con subsidio de tasa adicional para pymes exportadoras y pymes lideradas por mujeres. Luego, el acuerdo con las provincias para financiar todos los proyectos. El objetivo fundamental es que en Argentina no quede un solo proyecto productivo, que sea rentable y viable, sin el financiamiento adecuado”.

La primera línea de inversión productiva e inclusión financiera no contará con intervención bancaria, y otorgará créditos del Ministerio de Desarrollo vía Fondo de Desarrollo Productivo para financiar proyectos que generen valor agregado en micro y pequeñas empresas y cooperativas que no suelen ser sujetos de crédito.

La segunda línea contará con créditos de inversión productiva para pequeñas y medianas empresas para el financiamiento de la adquisición de bienes de capital y construcción, o para la ampliación de instalaciones, con hasta cinco años de plazo y seis meses de gracia. Las tasas estarán bonificadas durante los primeros 24 meses.

En tanto, la línea de inversión productiva para proyectos estratégicos estará destinada a mini pymes y grandes empresas, con un plazo de hasta 7 años, para proyectos de ampliación de la capacidad exportadora y que generen empleo. Se financiarán hasta 250 millones por empresa, con una tasa del 22 por ciento y un período de gracia de hasta 12 meses.

La última línea, de desarrollo federal, será específica por provincia y tendrá como objetivo facilitar la adquisición de bienes de capital nacional, construcción y ampliación de instalaciones. Se destinarán 400 millones de pesos en cada caso, con un monto máximo por proyecto de hasta 20 millones, que tendrá un plazo de cinco años. Los créditos serán llevados adelante por las entidades bancarias que defina cada gobierno provincial.

Por último, el intendente de Morón afirmó que “Morón tiene 950 pymes, de las cuales muchas tienen posibilidad de expansión, crecimiento y desarrollo, y para eso necesitan que el Estado articule, tanto en lo nacional como en lo provincial y en lo local, para facilitar el acceso a capital, a créditos, a innovación, y estas líneas van en esa dirección, así que, ya estamos trabajando para que nuestras empresas accedan a ese financiamiento”.

También estuvieron en el anuncio, el secretario de Hábitat del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat, Santiago Maggiotti; los intendentes de Escobar, Ariel Sujarchuk; de General Rodríguez, Mauro García; de General San Martín, Fernando Moreira; de Ituzaingó, Alberto Descalzo; de Luján, Leonardo Boto; de Merlo, Gustavo Menéndez; de San Fernando del Valle de Catamarca, Gustavo Saadi; y el presidente de TACSA, Matías Matiazzo, entre otros y otras.