El Hospital Central fue elegido para participar de la primera investigación que comprobó que el uso temprano del plasma de pacientes recuperados de coronavirus es eficaz en personas mayores de 65 años. El estudio fue coordinado por la fundación INFANT.

Aplicado dentro de las primeras 72 horas, el plasma de personas recuperadas de coronavirus tiene una eficacia del 61 por ciento en mayores de 65 años. Así lo afirma el estudio coordinado por la fundación INFANT del que participó el Hospital Central de San Isidro.

Las personas recuperadas de coronavirus poseen en el plasma de su sangre anticuerpos que podrían beneficiar a quienes están cursando la enfermedad. “El estudio demostró que cuando los síntomas son leves la aplicación temprana del plasma reduce la progresión hacia una enfermedad severa”, explicó el secretario de Salud Pública, Juan Viaggio.

Unas 160 personas mayores de 65 años fueron parte de esta investigación. Además del Hospital Central, también participaron de la investigación el Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria, la Fundación Hematológica Sarmiento en el Hospital Bocalandro, el Hospital San Juan de Dios, el Hospital Simplemente Evita, la Clínica Olivos y una red de unidades geriátricas de atención ligadas al PAMI en la provincia de Buenos Aires y en el Hospital Militar Central.

Además, el Centro Gallego, el Sanatorio de los Arcos, el CEMIC, el Sanatorio Sagrado Corazón, el Sanatorio Anchorena y el Sanatorio Finochietto de la Ciudad de Buenos Aires.