El Municipio implementó un sistema de atención especial los domingos de 8 a 14 para contrarrestar los meses que no se pudieron entregar licencias nuevas por la cuarentena.

Durante los últimos 6 fines de semanas dentro de la pandemia, y para contrarrestar los efectos de la cuarentena, el Municipio entregó 960 licencias de conducir a aquellas personas que nunca antes habían tenido registro.

Si bien se había continuado con la renovación automática de las licencias ya obtenidas, quienes no tenían registro no podían sacarlo ya que el trámite no estaba permitido por el aislamiento social y obligatorio. Por eso el Municipio luego implementó un sistema de atención especial los domingos, de 8 a 14, que fue furor y ocupó rápidamente todos los turnos disponibles.

“Comenzamos con estas guardias especiales para achicar la demanda. La repercusión fue excelente, a todos les encantó la idea y agotamos los cupos. Nuestro objetivo era agilizar el trámite y que pudieran hacerlo todo en un día”, explicó Yésica Porcelli, directora de Tránsito del Municipio de San Isidro.

Para obtener su primera licencia los interesados debieron hacer un curso online de la Agencia de Seguridad Vial previamente. Luego, con el curso aprobado y turno en mano, realizaron presencialmente, y respetando un protocolo sanitario, una serie de exámenes, psicológico, visual, teórico y práctico.

Entre sus principales medidas el protocolo establecía respetar la distancia social con espacios demarcados, uso de tapabocas, higienización de manos y superficies, y toma de temperatura corporal.

Santiago Ravardito, agente de Tránsito de San Isidro, contó que el circuito práctico, ubicado dentro de una pista en el hipódromo local, recrea la vía pública, con señales horizontales y verticales, donde se evalúa la maniobrabilidad del vehículo, y el conocimiento y respeto de las normas de tránsito.

Aquellos vecinos que quieran realizar alguna consulta, pueden hacerlo por WhatsApp al 11 7001-3491.