Un enfermera fue asesinada hoy de un balazo en el pecho cuando se dirigía a una parada de colectivo para ir a trabajar y quedó en medio de un enfrentamiento entre dos bandas que se tirotearon, en el partido bonaerense de Florencio Varela, donde un custodio que también pasaba por la zona recibió un disparo en la mano derecha, informaron fuentes policiales y judiciales.

El hecho ocurrió minutos antes de las 5:30 en la calle Islas Orcadas entre Arrecifes y Rauch de la zona de Villa Angélica, en el mencionado distrito de la zona sur del conurbano.

Fuentes policiales y judiciales informaron a Télam que todo comenzó cuando la enfermera, identificada como Griselda Beatriz Lassala, de 44 años, esperaba el colectivo para ir a su trabajo en el Hospital Neuropsiquiátrico Braulio Moyano.

Al advertir el tiroteo entre dos grupos, la mujer que se encontraba a unos 100 metros intentó refugiarse en la parada de colectivos, aunque fue alcanzada por uno de los proyectiles que le impactó en el pecho y le produjo la muerte en el lugar antes de llegar a ser asistida.

A raíz del mismo hecho, cuyas motivaciones no fueron determinadas hasta el momento, un hombre que trabaja para la empresa de seguridad privada Codecop y que también pasaba por el lugar recibió un impacto de bala en la mano derecha, aunque quedó fuera de peligro.
Tras ser asistido en el hospital de Florencio Varela, declaró sobre lo ocurrido ante los investigadores, agregaron los voceros.

Luego del tiroteo y a unos 150 metros del lugar, la Policía detuvo a uno de los presuntos partícipes del enfrentamiento con una herida de arma de fuego en la zona lumbar, por lo que fue llevado al hospital y quedó internado en observación aunque fuera de peligro.

Ese hombre primero dijo llamarse Ezequiel Aguirre, pero luego la Policía chequeó sus huellas y en realidad fue identificado como Antonio Ferreyra, de 37 años, añadieron las fuentes.

El fiscal de la causa, Hernán Bustos Rivas, esperaba la recuperación del detenido para su indagatoria e intentaba establecer si fue la persona que mató a Lassala.

Para determinar si fue así se debe esperar resultados de pericias en cámaras de seguridad privada que tomó el momento de la pelea entre los individuos, mientras que en las inmediaciones la policía secuestró una pistola marca Bersa calibre 9 milímetros con su cargador casi completo.

Los investigadores sospechan que el detenido, en principio imputado por «portación ilegal de arma de guerra», pudo haber sido el autor material del crimen.

«Se va a estudiar si hay una posibilidad de comparar los proyectiles y si es el que efectuó los disparos hacia la mujer», precisó a Télam un vocero encargado de la pesquisa.

En el lugar trabajaron detectives de la Dirección Departamental de Investigaciones de Quilmes y de la Estación Departamental de Policía de Amba Sur 1, quienes buscaban pruebas y analizaban las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona.

Los investigadores procuraban este mediodía localizar un auto Volkswagen Gol Trend blanco en el que se sospecha se movilizaban tres de los partícipes del tiroteo y a otra persona que escapó a pie saltando muros de viviendas de la zona.

La causa judicial por «homicidio portación de arma de fuego» quedó a cargo del fiscal Bustos Rivas, responsable de la Unidad Funcional de Instrucción 5 de Florencio Varela.

El funcionario judicial esperaba esta tarde los resultados de autopsia del cuerpo de Lassala para avanzar en la investigación.

En la escena del crimen, el mismo fiscal Rivas le tomó declaración testimonial a vecinos del barrio, como también a la pareja de la enfermera, entre otras medidas.