El adolescente, identificado como Gian Mazzuchelli, había sido visto pasadas las cuatro de la mañana del sábado «por un vigilador del barrio privado San Benito».

El cuerpo sin vida del adolescente de 17 años que se arrojó a un arroyo en la madrugada del sábado en el barrio privado Santa Catalina de la localidad bonaerense de Tigre, fue hallado hoy, tras una búsqueda que incluyó a más de 100 efectivos, informaron fuentes policiales y municipales.

El cuerpo, encontrado por la División de Riesgos Especiales de la Policía Bonaerense, estaba a pocos metros de una de las orillas del canal Villanueva, en Villa La Ñata, zona de Tigre, enredado con una rama.

Según fuentes policiales, el adolescente, identificado como Gian Mazzuchelli, había sido visto pasadas las 4 de la mañana del sábado «por un vigilador del barrio privado San Benito», quien afirmó haber observado a una persona «arrojarse al arroyo que conecta con el barrio Santa Catalina» y que luego lo pierde de vista.

El personal de Defensa Civil, Bomberos Voluntarios de Tigre, buzos tácticos y efectivos de la División de Riesgos Especiales de la Policía Bonaerense abocado a la búsqueda, había retomado las tareas a primera hora de este lunes. Así, tras una hora y media de tareas, hallaron el cuerpo a casi mil metros del lugar donde supuestamente se arrojó al agua en la madrugada del sábado.

Ya con el triste desenlace de la muerte del adolescente, la investigación se enfocará en lo que hizo antes de arrojarse a las aguas, centralmente en si concurrió o no a una fiesta privada. También sobre las medidas de seguridad existentes en el barrio privado respecto al peligro de sus aguas y el acceso de los residentes o inquilinos. La familia y algunos vecinos del barrio privado, apuntaron contra las deficiencias del sistema de seguridad del lugar.

La investigación está a cargo de la fiscal Laura Capra. Se esperan los resultados de la autopsia que se realizará en la morgue de San Fernando, con los posteriores estudios toxicológicos.