El escándalo de la vacunación VIP, que desnudó el periodista Horacio Verbitsky y ya le costó el cargo al ex ministro de Salud nacional, Ginés González García, tiene su correlato en la provincia de Buenos Aires, donde intendentes y legisladores se inmunizaron contra el coronavirus antes que el personal de salud, trabajadores esenciales o ciudadanos incluidos dentro de los grupos de riesgos.

El presidente y la vicepresidente, gobernadores, ministros nacionales y provinciales, legisladores, intendentes, gremialistas y empresarios aparecen en una lista de vacunados contra el coronavirus por fuera del esquema de inmunización que desarrollo el gobierno.

En la región, a fin de diciembre fueron vacunados los jefes comunales Alejo Chornobroff, de Avellaneda; Fernando Moreira, de San Martín; Gustavo Posse, de San Isidro; y Julio Zamora, de Tigre. Mariel Fernández, intendenta de Moreno, también se inmunizó pero a fin del mes de enero.

Ahora bien, la pregunta que surge es porqué recibieron la vacuna antes que el personal de salud, trabajadores esenciales o ciudadanos incluidos dentro de los grupos de riesgos. ¿Aprovecharon su poder político para obtener un beneficio, en este caso sanitario?

El único que habló al respecto, de momento, fue el jefe comunal de San Isidro, quien en un comunicado explicó que recibió la dosis a finales del año pasado, cuando no estaba aprobada para mayores de 60 años y como parte de una política -impulsada por el gobernador e intendentes del conurbano- de promoción de la vacunación ante la desconfianza que la misma generaba en la población. Además dejó en claro que nunca se ocultó y que su vacunación se difundió en medios de prensa y sus propias redes sociales.

“En ese momento la vacuna rusa generaba suspicacias e inclusive muchos trabajadores de la salud estaban reacios y no mostraban voluntad de vacunarse. Además, estaba contraindicada para personas mayores de 60 años, y recién se autorizó la aplicación para esa franja etaria a partir del 20 de enero del 2021”, remarcó. “Así fue que junto con el gobernador y los intendentes de la provincia de Buenos Aires tomamos la decisión de promoverla, con la convicción de que toda decisión sobre una vacuna aprobada por ANMAT es concluyente”, dijo Posse.

“Hoy el momento es otro y quizá ya la mayoría confía en esta vacuna. No fue así entonces, y como representante de los vecinos consideré oportuno tomar la delantera en un tema tan importante y esencial para la salud pública”, completó.

Diferente camino tomó, por ejemplo, el intendente de Vicente López, Jorge Macri, quien tras fustigar al gobierno nacional y provincial por el uso político de la campaña de vacunación y por inmunizar a amigos del poder, aseguró públicamente que no se vacunará “hasta que se logre vacunar a todo los profesionales de la salud y el personal esencial”. ¿Cumplirá?

Sin embargo, la lista de vacunados VIP se sigue ampliando y la polémica continúa en la Provincia, más allá del Frente de Todos. Según denunció la coordinadora operativa de Políticas de Género del Senado, Nerina Neumann, que además es candidata a convencional nacional en la lista que encabeza Maximiliano Abad para conducir el radicalismo bonaerense, el diputado radical de Juntos por el Cambio por la Primera Sección, Walter Carusso, se inmunizó contra el virus.

“El diputado Walter Carusso de San Martín se vacuna en San Isidro, distrito que gobierna su amigo -el intendente- Gustavo Posse”, twitteo la dirigente, y consideró que esta situación es parte del “privilegio para amigos del poder, mientras la población sigue esperando las vacunas”. ¿Estará el legislador dentro de los grupos de riesgo?

El escándalo también salpica a la familia de Sergio Massa y Malena Galmarini, ya que según denunció Patricia Bullrich en redes sociales, en enero se vacunaron Marcela Durrieu y Fernando Galmarini, padres de la presidenta de AySA, y suegros del titular de la Cámara de Diputados de la Nación.

Seguramente, día a día aparezcan nuevos nombres de vacunados VIP, y cada vez será mayor el impacto en el seno del gobierno nacional y provincial. ¿Podrán parar esta bola de nieve?