El ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Gollan, advirtió hoy que la velocidad en el crecimiento de casos es mayor que en 2020. Por eso, instó a la comunidad a tomar «conciencia» porque «no es que no vamos a tener camas, ya no estamos teniendo», enfatizó en diálogo con la periodista Nancy Pazos, por radio “Rock and pop”.

No obstante, a modo de aliciente, el ministro de Salud de Axel Kicillof dijo que a diferencia del 2020 hoy se cuenta con vacunas, por lo tanto, los mayores cuidados y las mayores restricciones se piden hasta tanto se logre vacunar a las personas que corren riesgo de morir por coronavirus.

«Estamos llegando a los 5 millones de vacunados/as en la población de mayor riesgo, es decir, no es pedir -restricciones- indefinidamente porque no sabemos cuándo termina esto, sino restringir esperando hacer lo que hizo, por ejemplo, Inglaterra, que si bien hoy sigue teniendo casos no tiene muertos, eso es lo que queremos hacer».

En ese sentido, señaló que se está vacunando con especial énfasis a los mayores de 70 años, que registran el 82 por ciento de las muertes por coronavirus.

La saturación es ahora

Durante este fin de semana, la cartera sanitaria bonaerense, junto con prestadores del subsector público y privado de la salud difundió un comunicado conjunto en el que alertaron sobre el riesgo de colapso del sistema sanitario. Allí expresaron que la ocupación promedio de camas en el AMBA es del 69,2 por ciento, cuando hace dos semanas era del 56,5 por ciento. Y aclararon que estas cifras promedio significan que «muchos centros de salud estén por arriba del 90 por ciento de ocupación».

A esta advertencia se sumó hoy la Red Argentina de Investigadores e Investigadoras en Salud a través de un comunicado público titulado «El sistema de salud está en alerta» y en el que afirman que «la saturación es ahora».

Desde ese colectivo enfatizaron que «en nuestro país pudimos contener la primera ola de la pandemia sin que el sistema sanitario colapse”. “Esto se debió en gran medida a los esfuerzos y sacrificios que se hicieron en forma acelerada para acondicionar un sistema de salud que se encontraba devastado por años de desidia», reconocieron.

En relación a las actuales cifras de ocupación de camas tanto en el sector público como privado del AMBA advierten que «un colapso sanitario sólo aportaría mayor angustia, sufrimiento y dolor, con la inevitable pérdida de vidas humanas y, a su vez, profundizaría la crisis económica y social ya existente».

Al igual que el ministro Gollan señalan que «a diferencia de la primera ola, hoy tenemos un proceso de vacunación masivo en marcha, organizado de manera estratégica, que nos permite poner plazos más alentadores”. “Hasta la fecha se han aplicado más de 5 millones de dosis de vacunas. En este sentido, un período de mayores restricciones y ralentización de los contagios nos haría poder completar la vacunación de los grupos de riesgo y bajar drásticamente la letalidad ya que los fallecidos con diagnóstico de coronavirus en nuestro país tienen un promedio de 74 años, siendo más de 84 por ciento mayores de 60 años de edad».

El comunicado de la Red de Investigadores/as en Salud lo firman, el profesor Martin Di Tomas, el doctor Fabio Núñez, la doctora Rosa Bologna, el licenciado Nasim Iusef, el licenciado Santiago Sosa, la licenciada Valeria Almirón, el licenciado Santiago Olszevicki, el licenciado Franco Mársico y la doctora María Soledad Santini.

Allí, los profesionales expresan que hay solo cinco estrategias que debemos respetar como sociedad, permanecer en lugares abiertos o con ventilación cruzada; mantener 2 metros de distancia entre personas; usar barbijo siempre; lavarse las manos con agua y jabón, o alcohol al 70 por ciento de no poder usar agua; y mantener el aislamiento social y evitar reuniones sociales.

Para la Red Argentina de Investigadores e Investigadoras en Salud, “la solidaridad individual y colectiva como única salida es un imperativo del momento histórico que nos toca transitar”.